Siguenos en:
Sábado
 7 de Diciembre de 2019
Portafolio
En La Paz y El Alto
Prevén distribuir cien mil garrafas de GLP
Además viendo las necesidades del sector transporte, repartirán 2 millones de litros de gasolina y diésel en ambas ciudades
Lunes,  25  de Noviembre, 2019
Preven-distribuir-cien-mil-garrafas-de-GLP
Ref. Fotografia: Los camiones cisterna ya comienzan a movilizarse en lo que era la zona de los conflictos

El ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, informó ayer domingo que se prevé llegar a distribuir hasta el final de esta jornada 100.000 garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP) y 2 millones de gasolina y diésel en las ciudades de La Paz y El Alto.

Mantenían el cerco. "Ya tenemos un reporte, más de un millón de litros de combustible y alrededor de 60.000 garrafas han sido distribuidas, y esperamos que hasta hoy día (ayer domingo) podamos llegar a las 100.000 garrafas y 2 millones de litros de gasolina y diésel", dijo a los periodistas.

Grupos de vecinos de El Alto que mantenían un cerco a la Planta de Senkata en rechazo a la administración de la presidenta Jeanine Áñez, quien lidera un Gobierno transitorio hasta que se elija a las nuevas autoridades en las urnas, levantaron la medida, lo que permitió la salida de las cisternas y camiones.

Trabajan en doble turno. Zamora explicó que la planta de Senkata trabaja al 100% de su capacidad con la finalidad de reabastecer a la población, que en los últimos días se vio afectada por la falta de garrafas de gas, gasolina, y diésel.

Además, aseguró que el personal de la planta de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) trabaja en doble turno para garantizar el abastecimiento de combustible.

Indicó que en un par de días se regularizará la distribución de combustible y de gas licuado.

Continúa el resgurado de la planta. Por otro lado, precisó que las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana aún continúan resguardando la planta de Senkata, debido a que algunos "focos pequeños" de gente todavía intenta bloquear esa zona, pero no obstaculiza la salida de cisternas y camiones para su distribución.

"No podemos dejar de custodiar estas plantas por el alto riesgo que significa el que algún desubicado pueda hacer explotar estas plantas, entonces se va a mantener esa custodia", agregó.

Alivio para los transportistas. Muchos conductores pasaron varias noches a la espera de los camiones cisterna que traían los carburantes desde la planta de Senkata, donde la semana pasada se registraron graves incidentes.

Al menos nueve civiles perdieron la vida por disparos cuando un operativo militar y policial escoltaba un convoy de cisternas para que saliera de la planta entre grupos de gente que la bloqueaban.