Siguenos en:
Viernes
 5 de Junio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
Vía teleconferencia y ante periodistas de nueve países de la amazonia.
Líderes indígenas alertan etnocidio por COVID-19
Contexto. Los 348 pueblos amazónicos, entre ellos de Bolivia, denuncian desidia e inacción de los gobiernos de nueve países ante el Covid-19:
Sábado,  25 de Abril, 2020
Lideres-indigenas-alertan-etnocidio-por-COVID-19-
Ref. Fotografia: Notorio. Los pueblos indígenas han paralizado su medio de transporte, las canoas y los barcos.

Los líderes de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), organización que representa 348 pueblos de nueve países de la región, entre ellas  Bolivia, alertaron de un inminente etnocidio de las naciones originarias de la región debido a la desatención generalizada por parte de los gobiernos y la inacción por los organismos intergubernamentales de la salud internacional frente a la amenaza de la rápida expansión de la pandemia Covid-19. 

“Frente al Covid-19, los gobiernos de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Perú, Guyana, Surinam y Venezuela están llevando la invisibilización de los pueblos indígenas a un nuevo extremo: no llegan ni alimentos ni insumos de prevención”, denunció Gregorio Mirabal, Coordinador General de la COICA y perteneciente al pueblo Wakuenai Kurripaco (Venezuela).

Y la situación no es diferente en los pueblos amazónicos de Bolivia, donde los pueblos Tacana Esse Ejas y Araonas en el norte La Paz, los Yukis, Yuracarés y los pueblos del Tipnis, viven casi en el olvido por parte del Estado. “Pedimos que puedan hacer llegar medicamentos y alimentos a estas comunidades que llevan adelante la cuarentena, junto a su selva y sus ríos”, relató a El Día, Celín Quenevo, dirigente Tacana.

En el contexto regional. Mirabal, máximo líder de la COICA, puso de manifiesto que la desatención por parte de los programas públicos a las comunidades y la desidia de los gobiernos frente a esta emergencia están rozando con lo criminal: “los llamamos nuevamente, y por última vez, a que aborden con seriedad esta emergencia humanitaria y sanitaria, caso contrario les haremos responsables por las muertes que se avecinan”, advirtió. 

Asimismo, ha denunciado que “la ayuda humanitaria se distribuye de acuerdo a los favoritismos y conveniencias políticas y electorales: los pueblos indígenas están ahora pagando el precio por resistir el atropello a nuestros derechos y a los derechos de la Tierra”.

Tuntiak Katan, vicecoordinador de la COICA, dijo que “los territorios indígenas han sostenido las economías nacionales, e históricamente los gobiernos han usurpado las riquezas naturales de nuestros territorios, vulnerando nuestros derechos”. 

Además, dijo que en esta emergencia “los gobiernos nos han dado la espalda”, y que ahora “solo nos queda invitar a la comunidad internacional, sea a través del sistema de las Naciones Unidas, los gobiernos de todo el mundo y la sociedad civil global, a proteger a las comunidades amazónicas, no sólo desde un imperativo moral pero también desde una perspectiva estratégica dado que nuestras comunidades siempre han aportado con la preservación de los territorios, bosques y ríos al  equilibrio climático del planeta”.

Katan, del pueblo Shuar (Ecuador) ha indicado que, frente a la desatención sistematizada por parte de los gobiernos, el único espacio seguro para la salud y alimento frente a la pandemia son los territorios, por tanto, “las naciones amazónicas han decidido cerrar el ingreso de sus territorios como forma de prevención, aunque la ayuda económica y sanitaria es crítica ahora mismo para evitar un etnocidio”.  

Aunque los estados hicieron algunas reuniones virtuales para articular acciones frente a esta emergencia, “todavía no se ha concretado ninguna ayuda económica ni logística”, “no existe coordinación con las organizaciones indígenas”, indicó Katan. 

La apuesta de la COICA: Frente a la urgencia de un inminente desastre humanitario; y con una visión a largo plazo, la COICA ha anunciado que lanzará, junto con un consorcio de organizaciones no gubernamentales internacionales, “un fondo común de Emergencia Amazónica” para que los gobiernos, entidades y ciudadanos de todo el mundo colaboren para este fondo, y de esta manera paliar la falta de cumplimiento de las obligaciones de los estados nacionales frente a la expansión del patógeno en la cuenca amazónica. 

“Ahora más que nunca es urgente que los gobiernos nos protejan si realmente se quieren proteger los bosques y la salud de toda la especie humana. No nos vean como víctimas, sepan que somos aliados clave para sanar nuestra casa común y asegurar el equilibrio planetario”, ha concluido Tabea Casique Coronado, del pueblo Asheninka (Perú) y coordinadora de educación de la COICA.

348 pueblos indígenas Viven en la extensa Amazonia