Siguenos en:
Viernes
 5 de Junio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
Como efecto de la crisis sanitaria y la cuarentena
Electricidad, la demanda cae en un 30%
Sector. Por el subsidio del consumo de electricidad por parte del Estado, ENDE, ve compleja la situación de las prestadoras de servicios que esperan el pago puntual de las facturas.
Jueves,  23 de Abril, 2020
Electricidad,-la-demanda-cae-en-un-30%

La crisis sanitaria que vive el país y por el cual la medida de la cuarentena ha reducido a casi cero las actividades sociales y económicas, ha reducido la demanda de energía eléctrica en más del 30%, asegura en contacto con El Día, Humberto Antonio Leigue Vaca, nuevo Presidente Ejecutivo de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE).

“La demanda máxima estimada en el Informe de Programación de Mediano Plazo elaborado por el CNDC (Comité Nacional de Despacho de Carga) y también la demanda real medida los días 8 al 13 de abril de 2020, muestran que se ha reducido casi en más de un 30%, es decir, la demanda ha reducido aproximadamente el crecimiento de 5 a 6 años”, argumentó, Leigue.

Demanda y consumo de energía. En términos de demanda de energía eléctrica (necesidad de potencia o energía que se tiene), ENDE reporta que antes del inicio de la cuarentena por COVID-19, la máxima registrada en el mes de marzo alcanzó un valor de 1.565,8 MW (megavatios) el día 11 de marzo, este valor se redujo hasta 1.107,1 MW el día 26 de marzo de 2020, lo que significa una reducción de 29.3% de la demanda.

En tanto, el consumo de energía (la potencia MW o energía MWh que se está gastando en cierto momento), entre el Sistema Interconectado Nacional (SIN) y los Sistemas Aislados a nivel nacional es de 664,710,97 MWh (Información a febrero de 2020), distribuidos por tipos de consumidores.

En ese contexto, el consumo de energía, clasificado en seis categorías, al mes de febrero alcanzó a 664.710,97 MWh, de los cuales la residencial (domiciliaria) ocupó el primer lugar con el 42%, industrial el 26%, general 19%, alumbrado público 5%, minería 2% y otros 6%.

Actualmente, el SIN es el sistema eléctrico que integra instalaciones de generación, transmisión y distribución en los departamentos de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Oruro, Chuquisaca, Potosí, Beni y Tarija. En términos de transmisión, alcanza a 8 de los 9 departamentos que tiene Bolivia, faltando solamente el departamento de Pando. La línea de transmisión instalada en el país alcanza a 5.363,9 kilómetros de longitud.

Capacidad instalada. Leigue, da cuenta que, para abril de 2020, el parque generación actual es de 2.957,07 MW, donde la capacidad de las centrales termoeléctricas corresponde a temperaturas máximas, para el período mayo – octubre. 

Con esas cifras el ejecutivo de ENDE, hace entrever que se da por hecho que Bolivia cuenta un excedente de energía eléctrica que puede ser aprovechado para exportar. En tanto, a la generación de energía, conforme a la demanda interna, registró el 19 de septiembre de 2019, a horas 19:45 una “demanda máxima coincidental” de 1.512.3 MW, asegura el ejecutivo de la corporación.

El COVID-19 y el subsidio. Según ENDE, la cantidad total de usuarios entre el SIN y los Sistemas Aislados a nivel Nacional es de 2,898.640 usuarios (Información a febrero de 2020). Tomando en cuenta ese parámetro, el gobierno nacional, en esta coyuntura de hacer frente al coronavirus, ha presupuestado cubrir el gasto de consumo de energía eléctrica, en una especie de subsidio de emergencia sanitaria, al menos Bs 570 millones para beneficiar a 2,6 millones de hogares del país.

En ese ámbito, ENDE, menciona que la cadena del negocio del sector eléctrico se inicia con el proceso de generación de energía eléctrica, continúa con la transmisión y concluye con la distribución de esa energía al consumidor final. El retorno de la remuneración del servicio de energía eléctrica se inicia con el pago de la factura de consumo de energía eléctrica por parte del consumidor final a las empresas distribuidoras, los cuales a su vez efectúan sus pagos a las empresas de transmisión y generación.

“Si se rompe la cadena en el inicio del retorno de la remuneración por el servicio, este hecho hace compleja la situación financiera de las empresas del sector eléctrico, por lo que será muy importante que el Gobierno o el Estado efectúe el pago del consumo de electricidad subsidiado por las medidas de contingencia COVID-19 al final de cada mes”, enfatiza Leigue.

Dificultades en el servicio. En virtud a esta parálisis por efecto del coronavirus (COVID’), Leigue, informó que el Sistema Interconectado Nacional (SIN) ha experimentado también una reducción sustancial en la “demanda máxima coincidental”, la cual se ha manifestado con la elevación de los perfiles de voltaje en diferentes nodos del SIN.

“Esta situación obligó a replantear los criterios operativos del Sistema Eléctrico Boliviano. Una de las medidas que permitirán reducir las sobretensiones, consiste en la regulación de voltaje mediante las unidades generadoras, desconectar una terna de las líneas doble terna, en el caso de las líneas de transmisión en doble terna Santivañes – Palca 230 kV y Santivañez – Miguelito 230 kV, se emplearán los reactores del circuito desconectado, como reactores de barra para reducir la potencia reactiva de la red”, explicó.

570 Millones de Bs. 
Es lo que prevé pagar el gobierno por consumo de electricidad.