Siguenos en:
Sábado
 4 de Abril de 2020
Portafolio
Inversionistas están en vilo
El mundo financiero se prepara para afrontar recesión
La Reserva Federal de EEUU bajó a casi 0 sus tasas de interés.
Lunes,  16 de Marzo, 2020
El-mundo-financiero-se-prepara-para-afrontar-recesion
Ref. Fotografia: El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell dio a conocer las nuevas medidas del organismo.

Los grandes organismos financieros del mundo son realistas y poco optimistas. Tras la pandemia del coronavirus, coinciden en que habrá una recesión y comienzan a tomar medidas al respecto. 

La 'Fed' toma sus recaudos. La Reserva Federal de Estados Unidos recortó sus tasas de interés a un nivel cercano a cero, reinició operaciones de compra de bonos y lanzó otras medidas de su arsenal de post crisis, junto con otros grandes bancos centrales, para establecer un punto de apoyo para la economía global, afectada por una epidemia de coronavirus de propagación acelerada. 

La Fed bajó sus tasas a un rango objetivo de 0% a 0,25% y dijo que ampliaría su hoja de balance en al menos 700.000 millones de dólares en las próximas semanas.

La Fed y otros cinco importantes bancos centrales también redujeron los precios de sus líneas de swap para hacer más fácil proveer dólares a instituciones financieras que enfrente situaciones de estrés en los mercados de crédito.

La Fed, el Banco de Canadá, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional de Suiza establecieron líneas de swap durante la crisis financiera.

El banco central de Estados Unidos ya había reducido sus tasas clave en medio punto porcentual el 3 de marzo en una reunión de extraordinaria, el primer recorte de emergencia desde la crisis financiera del 2008.
El presidente Donald Trump calificó la decisión como una "muy buena noticia".

Inversiones inciertas. Tras una de las semanas más salvajes de Wall Street en la memoria reciente, los inversores se preparan para una mayor incertidumbre y grandes oscilaciones del mercado.

La precaución sigue siendo la consigna para inversores y analistas tras el derrumbe de los tres principales índices de Wall Street, el desplome de los precios del barril a mínimos de varios años y las fluctuaciones salvajes en los rendimientos de bonos y monedas. 

Los inversores aún tienen poca claridad sobre la posible trayectoria del brote de coronavirus en los Estados Unidos, la efectividad de la respuesta del gobierno y el daño eventual que el virus causará a la economía de la nación y a las empresas.