Siguenos en:
Viernes
 10 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Política
Entrevista: Luis Fernando Camacho
''El centralismo ha hecho más daño a Bolivia que el COVID-19''
Candidato. Expone un plan económico amplio para enfrentar la crisis por la pandemia, con tres objetivos fundamentales, que son apoyo a la población, sostenimiento del empleo y tejido empresarial, y reactivación de la economía.
Domingo,  31 de Mayo, 2020
--El-centralismo-ha-hecho-mas-dano-a-Bolivia-que-el-COVID-19--

El candidato a presidente de la Alianza Creemos, Luis Fernando Camacho, considera que la corrupción es una pandemia más grave y peligrosa que el coronavirus, “porque nos roba el futuro y la esperanza de tener días mejores a los bolivianos”. Asimismo, el expresidente cívico que liderizó la lucha por la democracia durante los 21 días de paro que generó la renuncia de Evo Morales por el fraude en las elecciones de octubre, expone un plan económico amplio para enfrentar la crisis por la pandemia, con tres objetivos fundamentales, que son apoyo a la población, sostenimiento del empleo y tejido empresarial, y reactivación de la economía.

Bolivia, el 1ro de junio entra en una nueva etapa de la cuarentena, ¿qué opinión le merece al respecto?

L.F.C.: La cuarentena es un esfuerzo gigantesco que hemos hecho los bolivianos quedándonos en nuestra casa y paralizando nuestras actividades, con el objetivo de limitar el crecimiento de la curva de contagios para evitar el colapso del sistema sanitario y para fortalecer el mismo sistema con personal, infraestructura y equipamiento para combatir el COVID-19.

Sin embargo, lo que hemos visto en estos 69 días es la ausencia de un verdadero plazo de actuación, desorden, incapacidad, descoordinación y corrupción, con lo que nos encontramos más o menos igual que al principio, lo que es alarmante ante la evolución de la pandemia.

No tenemos pruebas masivas para poder identificar a los enfermos y aislarlos, no tenemos terapias intensivas para los que llegan a los hospitales y se mueren en la puerta, no tenemos respiradores que sirvan para atender la demanda, en definitiva no tenemos nada de lo que necesitamos, lo que nos puede llevar a una verdadera catástrofe.

Lo único que ha funcionado bien este tiempo es la publicidad gubernamental, que sigue gastando 312 millones de bolivianos que deberían ser destinados al sistema de salud. En definitiva, como ya he dicho tiene que haber más tests y menos spots.

En su opinión, ¿qué habría que hacer para mejorar la atención de la pandemia?

L.F.C.: En primer lugar dejar de hacer política y publicidad con este tema y las acciones que se realicen, que los ministros en vez de salir en todos los noticieros deben ponerse a trabajar, y los recursos que se destinan a publicidad, y a otros gastos superfluos e innecesarios, se dediquen exclusivamente a fortalecer el sistema de salud y apoyar a la población a enfrentarla en condiciones.

En segundo lugar, diseñar un plan de acción con el fin de construir la infraestructura necesaria para atender los casos más graves con todos sus equipamientos, especialmente respiradores y contratando todo el personal sanitario posible, eso si, sin aprovechar para robar en las compras que se realicen. Tercero, adquirir y poner en marcha un sistema masivo de realización de pruebas, tanto rápidas como complejas, para poder identificar a la mayor cantidad de portadores de la enfermedad, especialmente asintomáticos, que nos permitan aislarlos en centros humanamente habitables para romper la cadena de contagios y poder ejecutar una desescalada en la cuarentena.

Todo este trabajo debe realizarse de forma descentralizada, dando un rol y recursos a gobernaciones y municipios, para que actúen, sin necesitar la presencia de enviados del Gobierno que parecen comisarios en vez de coordinadores.

El 20 de marzo yo envié una propuesta de un plan de acción al Gobierno, sugiriendo lo que había que hacer y de dónde obtener los recursos, pero hasta la fecha no he recibido respuesta o acuse de recibo.

La actual crisis sanitaria va a tener consecuencias en la economía nacional, ¿cómo estima que van a ser los efectos de la pandemia en la economía?

L.F.C.: Efectivamente, la pandemia y las medidas de cuarentena han paralizado la economía y van a tener consecuencias más o menos duraderas.

En el caso de Bolivia la situación es más grave, pues después de 14 años de gobierno del MAS donde se robaron, malgastaron y despilfarraron miles de millones de dólares, a finales del año 2019 el déficit fiscal era superior al 7 % del PIB, equivalente a más de 20.000 millones de bolivianos, las Reservas Internacionales Netas eran un 60 % menos que las del año 2014, y la deuda externa superaba los 11.000 millones de dólares.

La economía tenía problemas serios, los mismos que limitan la capacidad de acción para enfrentar una crisis como la del coronavirus.

El golpe va a ser tan fuerte que las previsiones a día de hoy señalan que el PIB podría caer un 3.4 % según el Banco Mundial, nosotros pensamos que la caída va a ser mayor, y que su efecto se va a presentar en el cierre de empresas, despidos de trabajadores, desempleo y pobreza.

Según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) se estima que en el año 2020 el número de pobres en Bolivia aumente en 361.000 personas, y el número de compatriotas que pasen hambre aumente en 271.000. Esto es inaceptable. Es una bofetada a toda la sociedad. Debemos tomar todas las medidas en nuestra mano para evitarlo.

Pero el Gobierno ha tomado medidas, entre otras la otorgación de tres bonos (Universal, Familia y Canasta Familiar) a las personas. ¿Está en contra de esta medida?

L.F.C.: Todo lo contrario, las primeras medidas tienen que estar enfocadas en apoyar a la población para que esté en condiciones de enfrentar la cuarentena y quedarse en su casa, por lo que los bonos son una medida acertada, pero lamentablemente es insuficiente y mal diseñada.

Los grupos más vulnerables frente a la pandemia son los adultos mayores y las mujeres embarazadas, y estos grupos reciben un Bono Canasta Familiar de Bs400, y sin embargo el resto de ciudadanos que no están en grupo de riesgo reciben Bs500, no le parece injusto y discriminatorio.

Se lanzan los bonos y no se toman las previsiones para que el pago de los mismos sea organizado y se eviten las colas y las aglomeraciones, con lo que se genera el riesgo de contagios masivos en las colas y las entidades financieras.

El objetivo de estos bonos es apoyar a la gente para que se quede en casa y no tenga problemas, y resulta que ya se han tomado medidas para flexibilizar la cuarentena y todavía no han sido pagados en su totalidad, más de 60 días después del anuncio del primero. Las necesidades del pueblo no pueden esperar. Es mucha la improvisación e ineficiencia que se ha mostrado en este tema.

Estamos de acuerdo en que hay que dar ayuda a la gente mediante bonos, de hecho en nuestra propuesta dirigida a la Presidente proponíamos montos superiores a los mismos, de Bs1.000, priorizando a las personas mayores y las mujeres embarazadas.

¿Qué medidas económicas se deben adoptar en su criterio?

L.F.C.: En esta crisis, se debería construir un Plan Económico amplio con tres objetivos fundamentales, que son Apoyo a la Población, Sostenimiento del Empleo y Tejido Empresarial y Reactivación de la Economía.

De esta forma atendemos todas las dimensiones del problema y logramos soluciones integrales.

Entre las medidas de Apoyo a la Población se debería eliminar el IVA a las compras de alimentos nacionales y de medicamentos, lo que permitiría mejorar el ingreso y las condiciones de la ciudadanía, a lo que se adiciona un bono de Bs1.000 para todas las personas mayores de 18 años y de Bs2.000 a personas de la tercera edad y mujeres embarazadas.

En el ámbito de Sostenimiento del Empleo y Tejido Empresarial, se debe postergar la presentación y pago de obligaciones tributarias de todos los contribuyentes sin excepción hasta el mes de octubre de 2020, poner en marcha un Seguro de Cesantía que otorgue el pago del Salario Mínimo Nacional (Bs2.122) a todos los trabajadores que han estado en sus casas pagando la empresa los aportes a la Caja de Salud y la AFP. Adicionalmente se debería establecer una línea de crédito de Bs10.000 millones para que todas las empresas puedan acceder a liquidez, a 7 años plazo y con un interés menor al 2 %.

Finalmente, para la Reactivación Económica se debería poner en marcha, de manera inmediata, un Plan de Inversiones de Emergencia de por lo menos Bs10.000 millones, para ejecutar en todo el territorio nacional obras que tengan una alta demanda de mano de obra, que permitan generar movimiento económico para elevar la demanda agregada que permita la reactivación de toda la economía nacional y haga que la caída de la actividad sea menor.

1 Sistema 
Masivo de realización de pruebas propone incorporar Luis Fernando Camacho.

 

El Día eldia@eldia.com.bo