Siguenos en:
Sábado
 7 de Diciembre de 2019
Policial
El paramilitar argentino resultó herido durante un enfrentamiento
'Camilo' el guerrillero que lideró disturbios en Montero
Antecedentes. Los medios colombianos lo describen como una persona que tuvo peso en las FARC.
Miércoles,  27  de Noviembre, 2019
-Camilo--el-guerrillero-que-lidero-disturbios-en-Montero-
Ref. Fotografia: Miembro. Facundo Molares se recupera en el hospital Japonés de Santa Cruz.

Ingresó a Santa Cruz - Bolivia vía aérea, la noche del 13 de octubre desde el país de Venezuela. Desde ese tiempo se mantuvo en incógnita, hasta que el 12 de noviembre sus padres llegaron de Argentina y confirmaron que se trataba de Facundo Molares Schoenfeld de 44 años. 

Su identidad causó remezón político en el país por su cuestionada presencia por ser un miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La investigación acerca su estadía en el país, desveló que el argentino apodado Camilo, llegó con el supuesto fin de entrenar milicias  afines al Movimiento al Socialismo para afrontar el conflicto social que atravesó Bolivia con la salida del expresidente Evo Morales por fraude electoral.

Herido en combate. La noche del 30 de octubre, el guerrillero resultó herido por disparos de escopeta, durante enfrentamientos en el municipio de Montero donde perdieron la vida Marcelo Terrazas Seleme y Marco Salvatierra Herrera. Molares, a fin que nadie supiera su identidad fue escondido herido en una vivienda del barrio Nuevo Amanecer donde fue tratado médicamente de manera clandestina. En la vivienda, su salud empeoró porque padecía problemas de riñones y necesitaba diálisis de manera urgente. Las personas que lo colaboraban, en su mayoría autoridades ligadas al Movimiento al Socialismo, decidieron trasladarlo a una clínica en Santa Cruz donde fue ingresado como un paciente N. N. (sin identidad). El auxilio al paramilitar permitió descubrir a cinco personas que prestaron servicio médico particular sin comunicar del hecho a la Policía. La participación de este equipo médico irregular, en su mayoría funcionarios del hospital Alfonso Gumucio Reyes permitió la aprehensión de los involucrados que guardan detención en Palmasola.

Posibles vínculos. El abogado Víctor Hugo Vaca insistió que autoridades del Gobierno Municipal del MAS como el ex alcalde Mario Baptista. Concejal Nelson Pozo y una administradora del hospital de Montero tuvieron estrecha relación con el paramilitar y fueron quienes solventaron su estadía para afrontar los conflictos. Sin embargo, para la Policía continúa siendo una incógnita sobre quién trajo a Facundo Molares; hay rumores que el gobierno venezolano y el otro un exministro de Evo Morales Ayma.

Historia del líder argentino. Según el portal www.lt10.com.ar Facundo Molares, alias “Camilo”, no es un guerrero sino un ideólogo que conquistó corazones de campesinos para involucrarlos en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y hacerlos participar de las actividades ilegales. Con esa responsabilidad, se convirtió en el argentino más poderoso de la guerrilla colombiana.

El joven argentino llegó al municipio de San Vicente de Caguán, en el sur colombiano, para enrolarse en 1999, pero su intención fue rechazada porque los líderes de las FARC pensaron que podía ser un infiltrado. En ese entonces el presidente colombiano era Andrés Pastrana (1998-2002), quien tenía una política de diálogo y negociación hacia aquellos grupos que se habían apartado de la vida democrática y habían elegido el camino de las armas. Luego de un tiempo y debido a su insistencia, fue aceptado en el grupo terrorista. Según los organismos de seguridad colombianos esto habría sucedido en febrero de 2003, tras haber ingresado nuevamente al país el 7 de junio del mismo año. El encuentro habría sido un lugar conocido como Los Pozos en el departamento del Caquetá.

Capacidad delictiva. El gobierno colombiano vaticinó que Molares “se proyectaba como un terrorista de gran importancia debido a su capacidad delictiva y pensamiento”. Molares quedó al descubierto gracias a datos suministrados por aquellos miembros de las FARC que volvieron a la vida democrática y a las informaciones obtenidas tras la incautación de computadoras y dispositivos USB encontrados en el campamento de Marly Yurley Capera Quesada, alias “La Pilosa”. El guerrillero habría prestado servicio militar en Argentina durante 8 meses, y fue declarado uno de los hombres más buscados por el ejército colombiano en ese entonces. También agregan que el argentino militó en las Juventudes Comunistas de Argentina y luego partió de Buenos Aires para iniciar un periplo por Cuba, Ecuador, Paraguay, Chile, Perú y Bolivia. Un viaje parecido al de Ernesto “Che” Guevara, pero que tuvo, hasta el momento, su última parada en la selva de las FARC.

Experto en infiltración. Para el diario colombiano El Tiempo, Molares Schoenfeld, era el cerebro de la infiltración de la guerrilla de las Farc en universidades y protestas en Bogotá, Cali, Medellín, Cali, Bucaramanga, Neiva y Florencia. De acuerdo a la Inteligencia de la Policía de Colombia, fue el encargado de reactivar el Partido Clandestino PC- 3 en el sur del país y el líder de la columna "Teófilo Forero", una de las estructuras más temidas de las Farc, cuyo objetivo sería que ésta se infiltre en universidades y protestas. El extranjero realizó un entrenamiento militar y pasó por varios frentes hasta que el "Paisa", jefe de la "Teófilo Forero" y uno de los hombres más sanguinarios del país, según El Tiempo, lo encargó de reactivar sus redes políticas y de infiltrar manifestaciones. "En Argentina integró el Partido Comunista y el movimiento estudiantil y participó en sindicatos y juventudes comunistas por casi 11 años", explicó un reporte oficial sobre Molares, que desde hace años tenía orden de captura vigente por concierto para delinquir, administración de recursos relacionados con actividades terroristas y rebelión.

Imitador del Che Guevara. Su primer acercamiento a las ideas revolucionarias fue de hecho cuando leyó un libro sobre el “Che”. Así lo explicó en una entrevista a Resistencia Colombia: “Tenía once años cuando leí la biografía del Che. Dije: Quiero ser como él”. “En mi tierra hicimos un levantamiento en 2001 en el que pude participar. En dos meses de peleas populares pasaron cinco presidentes. Éramos un pueblo efervescente: donde un joven caía muerto a manos de policías, diez se alzaban para seguir peleando. Los comercios de empresas, como McDonald’s, estaban en llamas, como símbolo de rebeldía”, recordó.

9 Personas
guardan detención preventiva por lo  ocurrido en Montero.

4 Órdenes 
de aprehensión pesaban desde Colombia contra Facundo.

Declaración de facundo sera de vital importancia

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz Oscar Gutiérrez Linares que los próximos días esperan que Facundo Molares preste su declaración informativa ante el Ministerio Público. La autoridad policial, informó que el guerrillero argentino se encuentra con extrema seguridad en una habitación después de salir de terapia intensiva. "Hemos redoblado la seguridad con personal dentro y fuera del hospital e incluso grupos móviles", dijo Gutiérrez a los medios.

Molares fue ingresado el 11 de noviembre en la clínica Foianini de Santa Cruz. Posteriormente fue llevado al Hospital Japonés de la misma ciudad y actualmente se maneja con cautela su ubicación. Para el Ministerio Público su declaración será de vital importancia para esclarecer la participación de muchas otras personas en los enfrentamientos de Montero. Además para saber el motivo de su estadía y quien lo recomendó para venir a Bolivia. Estiman hasta la próxima semana tomarle su declaración./E.D.


Entrevista: Néstor Hugo Molares
Padre: Facundo Molares Schoenfeld

"Me gustaría que si mejora vaya a su país'

Facundo Molares Schoenfeld es un argentino de 44 años que años atrás formó parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Hace unos días, se supo que estaba internado en Bolivia y circularon decenas de versiones respecto de qué estaba haciendo en el país vecino.

P. ¿Pudo ver a Facundo desde que está internado en Bolivia? 
N.H: Llegamos a Santa Cruz de la Sierra el 12 de noviembre a la noche, porque el día anterior nos había llegado un llamado anónimo en el que nos decían que mi hijo estaba mal y lo habían internado. Llegamos al Hospital Japonés a las 21.00 aproximadamente. Al llegar, pregunto por mi hijo y me dicen que no había ningún Facundo Molares registrado. Me dicen que hay un NN. Pido verlo, entro en la sala y estaba sin conocimiento, con un coma inducido, con respirador y sondas. El médico me indicó que el problema que Facundo tenía era que los riñones no le funcionan.

P. ¿ Es decir, el problema de salud de su hijo no tiene vínculo alguno con enfrentamientos ante los conflictos actuale? 
N.H: Exacto. Allá lo estaba atendiendo una nefróloga por el problema renal que le descubrieron, ya que él desconocía tener esta afección. Es absolutamente falso que tenga una herida de bala. Tampoco es cierto que lo hayan capturado en un tiroteo.

P. En el hospital, ¿lo dejaron quedarse con su hijo? 
N.H:  Solo 15 minutos. Fui a comprar medicamentos enfrente y cuando volví me encuentro con un vehículo y tres personas que se identifican como policías. Me dicen que los acompañe a una comisaría, yo tenía renuencia a acompañarlos. Les decía "cualquier declaración que quieran tomarme puedo darla acá" y me dijeron que no, que los tenía que acompañar. Cuando yo les pedí una orden de un juez y que me digan bajo qué condiciones voy me respondieron "basta, acompáñenos", ahí sacaron las esposas y me agarraron el brazo.

P. ¿Dónde los llevaron?? 
N.H:  Nos movilizaron 60 kilómetros. Cuando le quise mandar un WhatsApp a un amigo para contarle que me estaban trasladando me sacaron el celular y nos tuvieron 25 horas incomunicados y sometidos a interrogatorios. No ejercieron violencia física, pero si psicológica. Nos soltaron el miércoles a las 10 de la noche. Nos dijeron que tuviéramos cuidado, porque si se sabía mi apellido nos iban a masacrar.

P. ¿Cuál es la situación actual de Facundo? 
N.H:  Él sigue en coma inducido. Estoy haciendo gestiones con el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, La Cruz Roja Internacional, la Iglesia Católica y haré gestiones ante Corte Internamericana de Derechos.

P. ¿Cuál es el vínculo de su hijo con las FARC? 
N.H:  EL fue oficial de las FARC, pero en 2017 entregó las armas y dejó toda actividad, en el marco de un proceso de paz homologado por Naciones Unidas. Siguió haciendo política como militante y el Partido Comunista de Argentina lo eligió para que sea fotorreportero de la Revista Centenario. Por ese trabajo viajó a Bolivia. Que quede claro que se retiró de Colombia y no volvió más a las armas. Y no es miembro del grupo guerrillero FARC como se dijo. Hay una utilización política de esto, que es conveniente para algunos sectores. Yo no voy a permitir que se utilice a mi hijo como un tributo.

P. ¿Se le endilga algún hecho delictivo reciente? 
N.H: Hay un reportaje a un oficial de policía boliviana que dice que se le endilgan nueve causas y qué se yo. Cosas que deberán probar. Yo lo que quiero es que se proteja su salud y su integridad. Después veremos cómo se comprueba si ha cometido un ilícito en Bolivia, cosa que dudo mucho. Creo que la atención médica en Argentina puede ser mejor que la que recibe allá. Me gustaría que, si evoluciona bien, pueda ser trasladado en un vuelo sanitario y que prosiga la causa que tienen contra él en Bolivia.