Siguenos en:
Martes
 25 de Junio de 2019
OPINION
Tribuna
Una cumbre para meditar
Domingo,  20 de Marzo, 2016

Parece haber disminuido el interés de llevar adelante la Cumbre Judicial que de todas maneras causó alguna expectativa porque se daban temas de análisis relacionados con la administración de justicia en el país. Y si es que se retoma la iniciativa para concretar esta reunión, será después de un referéndum  que fue adverso al propósito oficial de reformar la Constitución para permitir una tercera reelección presidencial. Y ya que incidentalmente tocamos el tema, cabe advertir que la decisión del 21 de febrero, contraria a la reforma del art. 168 de la CPE, tiene carácter irrevocable y bajo ninguna circunstancia podría ser modificada.

De lo que se trata ahora es de saber si habrá cumbre judicial en la fecha indicada (16 a 19 de abril)  que desde el año pasado ha tenido publicidad aunque sin llegar a concretarse pese a que la intención era efectuarla el año pasado. Más bien algunas instituciones vinculadas al tema han venido pidiendo su postergación. Es aquí donde encontramos una reciente declaración del máximo personero del Tribunal Constitucional Plurinacional  (TCP) con relación al tema: “Me parece pertinente - dijo - postergar  toda vez que hay que preparar agenda de trabajo (...), tenemos que revolucionar la justicia, hacer el cambio del modelo de estructura de la justicia en Bolivia”.

Encontramos en estas declaraciones, aparte de inclinarse por la postergación del evento, cierta incompatibilidad con un concepto tan básico como es el de “justicia” que es el valor supremo del derecho y no una mera incidencia procesal dentro de un trámite judicial  como para correr los riesgos de ser modificada de acuerdo con las circunstancias o por imposición de quienes ejercen el poder. Pero más que eso, las declaraciones tienen un contenido ajeno a lo que representa la justicia como excelso valor del derecho. Es que la justicia “representa la existencia de condiciones que aseguren que cada uno tenga, dé y reciba lo que le corresponde”, si acudimos a términos simples que no se apartan del concepto doctrinal y universal.

De manera que hablar de “revolucionar la justicia” es propugnar con entusiasmo deportivo tendencias que están de moda en tanto puedan circunstancialmente servir a una actitud oficial reacia a la vigencia real de un Estado de Derecho. Por eso el repetido eslogan de que hay que “cambiar la justicia”  ya no impresiona porque solo es una abstracción que de muy poco sirve a serios propósitos de mejorar la administración de justicia.  Y todo aquello que sea esfuerzo institucional por una correcta administración de justicia no podrá lograrse si la independencia del Órgano Judicial no funciona, asunto que por lo mismo debe encarar dicha Cumbre y comprometer expresamente a los diferentes órganos del Estado a respetar esa independencia.

Acerca del autor:
Rene-Baldivieso-
René Baldivieso
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día