Siguenos en:
Viernes
 5 de Junio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Tribuna
Viene Pentecostés
Sábado,  23 de Mayo, 2020

El 21 de mayo del presente año se conmemora la Ascensión del Señor, el hecho que dejó a los Apóstoles con su testimonio de fe y estilo de vida como principales herramientas de expansión de la fe. Viene luego, este domingo, 31 de mayo, Pentecostés, la conmemoración de la Venida del Espíritu Santo, Tercera Persona de la Trinidad, presencia viva y operante, que impulsó a los Apóstoles a predicar con valentía.

Podemos aprovechar estos días previos, que apuntan a que viviremos este Pentecostés en casa, a prepararnos en oración, ayuno y penitencia (según nuestras posibilidades), para que el Espíritu Santo descienda sobre cada uno de nosotros, nos ayude a utilizar los siete dones que Él nos da, para crecer en santidad y, consecuentemente, ser personas que, guiadas por Dios, sepamos dar respuesta a cada uno de los retos que tenemos presentes.

Veamos qué dice, muy resumidamente, el Catecismo de la Iglesia Católica, síntesis de nuestra fe sobre, sobre el Espíritu Santo y su acción: (n° 1) Dios “En Él y por Él, llama a los hombres a ser, en el Espíritu Santo, sus hijos de adopción, y por tanto los herederos de su vida bienaventurada”. Añade n.º 108: Para que las Escrituras no queden en letra muerta, es preciso que Cristo, Palabra eterna del Dios vivo, por el Espíritu Santo, nos abra el espíritu a la inteligencia de las mismas (cf. Lc 24,45). N.º 152: No se puede creer en Jesucristo sin tener parte en su Espíritu. Es el Espíritu Santo quien revela a los hombres quién es Jesús.

Porque “nadie puede decir: `Jesús es Señor’ sino bajo la acción del Espíritu Santo” (1 Cor 12,3). N.º 179: La fe es un don sobrenatural de Dios. Para creer, el hombre necesita los auxilios interiores del Espíritu Santo. N.º 259: El que da gloria al Padre lo hace por el Hijo en el Espíritu Santo; el que sigue a Cristo, lo hace porque el Padre lo atrae (cf. Jn 6,44) y el Espíritu lo mueve (cf. Rom 8,14).

Otra verdad de gran importancia es sobre sus dones (CEC n.º 1831) “Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David (cf Is 11,1–2). Completan y llevan a su perfección las virtud de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas”.

Como puede verse, Pentecostés es de importancia única para crecer en en la fe. Preparémonos para que no sea un día como cualquier otro, sino que Dios encuentre gente con corazón dispuesto para recibirle y dispuesto a que pueda morar en él (1 Cor 6,19; Jn 14,23) y no gente que le haga entristecerse (Ef 4,30) y le deje preguntándose: Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra? (Lc 18,1-8b).