Siguenos en:
Miércoles
 13 de Noviembre de 2019
OPINION
Tribuna
Santa Cruz de la Sierra y su vocación federal
Lunes,  10 de Junio, 2019

Santa Cruz de la Sierra a lo largo de su historia ha sido víctima de los intereses de los poderes coloniales y republicanos andinocentristas y por tal motivo ha visto reducido el extenso territorio con el que nació, aunque todavía cuenta actualmente con 370.621 km2 de extensión territorial.
 
Desde  1561 Santa Cruz de la Sierra ha venido sosteniendo principios autonomistas sin claudicaciones por lo que siempre fue mal mirada por los poderes coloniales y republicanos. Así en 1877 Andrés Ibáñez un  abogado  y político cruceño de ideas socialistas de avanzada, sostenía que la pobreza de Santa Cruz de la Sierra sedebía a "la tiránica forma de gobierno unitario  que regía entonces”.
 
En ese tiempo la realidad socio-económica cruceña no era mejor que en los siglosprecedentes, donde apenas un pequeño porcentaje de la población tenía derecho alvoto que estaba restringido al género masculino y a personas con un determinadonivel de ingresos.
 
Pregonando postulados de tinte igualitario y federalista Ibáñez consiguió muchosadeptos sobre todo dentro de las clases marginadas desposeídas, pero a cambio se granjeó la antipatía de casi toda la clase media y relativamente acomodada de SantaCruz que veía en este personaje un serio peligro para los intereses y prerrogativas que tenía desde la misma fundación de la ciudad.
 
El apoyo popular de Ibáñez lo condujo a obtener una diputación donde se destacópor su excelente labor parlamentaria que más tarde le permitiría  ser Prefecto del departamento. Posteriormente y con la creación de la Junta Federativa del EstadoOriental de Santa Cruz, de la que fue su ministro de Hacienda, mantendría unapostura revolucionaria en contra de las decisiones centralistas.
 
Pero no fueron los intereses de la clase media cruceña lo que movió al gobiernocentral a atacar a Andrés Ibáñez sino su creencia en que este lideraba unmovimiento separatista, la eterna y desgastada cantaleta andinocentrista para acallar y sojuzgar a Santa Cruz, cuando en realidad era más bien federalista.
 
Ibáñez fue hecho prisionero en la estancia San Diego y fusilado sin mayorescontemplaciones el 1º de mayo de 1877 por un bien armado ejército boliviano, con una eficacia táctica que no demostraría un año después cuando tendría que haber defendido mejor la heredad nacional en la guerra del Pacifico. El Gral. Villegas que estuvo a cargo de esta “victoriosa campaña” retornó triunfante a Santa Cruz de la Sierra, donde fue apoteósicamente recibido y hasta contrajo matrimonio con una dama cruceña durante el mes y medio de su permanencia en la ciudad.
 
En 1891 estalló otro movimiento federalista denominado la Revolución de los tres Domingos, que se desató como consecuencia de una grave crisis económica ocasionada por el cierre del mercado andino para la producción cruceña, razón por la cual miles de hombres se vieron en la necesidad de emigrar hacia el Noreste boliviano para explotar siringa. Por eso el domingo 2 de enero de 1891 el movimiento popular proclamo la revolución federal que posesionó una Junta gubernativa encabezada por los coroneles Domingo Ardaya como presidente yDomingo Ávila como vicepresidente.
 
La revolución de los domingos al crear el “Gobierno Federal del Oriente”, dictó una serie de medidas administrativas como la creación de una Guardia nacional, queera un pequeño ejército compuesto por un batallón de infantería, tres regimientos de caballería y una brigada de artillería, conformando el segundo ejército regular cruceño de su historia, también creó el Banco Federal para la impresión de moneda propia y papel timbrado con el sello de “Estados Unidos de Bolivia”.
 
Para completar esta serie de medidas, la Junta Federal decretó la libertad de todos los presos políticos, pero lamentablemente el gobierno central envió a su ejército y en 1891 en la Angostura derrotó al improvisado ejército cruceño acabando con este segundo intento serio federalista cruceño.