Siguenos en:
Viernes
 19 de Julio de 2019
OPINION
Palabras de combate
Por un debate entre opositores
Viernes,  12 de Julio, 2019

Salvo su tipo marxista –si creemos en García Linera, lo cual es harto difícil–, la dialéctica no despierta interés entre partidarios del oficialismo. Me refiero a su significado clásico: arte de dialogar, argumentar y discutir. Para el Movimiento Al Socialismo, todo esto es una pérdida de tiempo. En un criterio como el suyo, resulta irrelevante que, gracias a su puesta en práctica, hombres como Cicerón hubiesen servido para esclarecer problemas sociales. Porque, al usar la palabra con esos fines, no se persiguen alabanzas del prójimo por nuestra elocuencia, sino tan sólo ahondar en un asunto determinado, facilitando la dilucidación de dudas e inquietudes varias. Se parte del anhelo de hacer un aporte que refleje esa buena fe. Así, encarnando lo contrario a esto, nada tan obvio como que la gente del Gobierno no debata.

Aun cuando el oficialismo eluda esos encuentros, no existe razón válida para secundarlo. Los ciudadanos tienen derecho a conocer las ideas que defiende cada candidato. Esto no significa que nos limitemos a oír sus diferentes discursos en un clima relajado, como si fueran conferenciantes, casi subidos en un púlpito. Lo que hace falta, además, es la confrontación de programas y críticas. Quizá, merced a estos enfrentamientos públicos, aunque no se quiera reconocerlo, hallemos otras respuestas a problemas que creíamos haber liquidado de la mejor forma posible. Es lo que, por ejemplo, pasa en la ciencia, conforme a Popper: el desarrollo del conocimiento se da debido a cuestionamientos que hacen quienes componen la comunidad científica. Si cada uno se dedicase a buscar de modo aislado la verdad, su avance sería insignificante, demasiado arduo o, más seguro, nulo.

Pero, al margen de favorecer a los candidatos por evidenciar cuán imbatible, si cabe, resulta su propuesta, la ciudadanía sería también beneficiada. Todos ofrecen la mayor transparencia, así como una genial relación con los administrados. Se alega que habrá respuestas oportunas a las quejas, evitando demoras, descartando arbitrariedades. Sin embargo, no desean exponerse de tal manera que sus fragilidades sean señaladas por el antagonista. Mas conviene correr este riesgo. Si, a fin de cuentas, somos ineptos, se debe agradecer al que lo hizo notar y, tras ello, brindarle el apoyo respectivo. Esto porque, de acuerdo con aquello que se pregona, quieren lo mejor para el país. En este sentido, para quienes exigen un solo candidato antigubernamental, el debate es vital. Por supuesto, presumo que los participantes tendrán un nivel civilizado.

No es suficiente que, abandonando su histórica solemnidad, Carlos Mesa se tire al piso y hable a jóvenes sobre cómo adecentará la Bolivia dejada por Morales Ayma, pues, según su campaña, le molestan sólo las exageraciones plurinacionales. Tampoco bastan las poses liberales de Oscar Ortiz, sus fotos con líderes del extranjero en lo referente a derechos humanos, ya que uno recuerda todavía cuánto apoyó a la infame Asamblea Constituyente. Por último, entre otros casos, son altamente insatisfactorias las intervenciones teológico-políticas que, cada cierto tiempo, sin temor a la incoherencia ni, menos aún, al ridículo, realiza Víctor Hugo Cárdenas. Tiene que haber aquí un combate abierto, sincero y, ante todo, propio de la democracia, régimen tan agraviado por el MAS. Resistámonos a que la inconducta del ilegítimo candidato nos condene a no contemplar algo muy provechoso como un buen debate entre quienes buscan recuperar la cordura gubernamental.

*Escritor, filósofo y abogado

Acerca del autor:
Enrique-Fernandez-Garcia-
Enrique Fernández García
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día