Siguenos en:
Lunes
 24 de Febrero de 2020
OPINION
Miradas
Nuevamente vamos con el voto útil
Jueves,  13  de Febrero, 2020

Nos encontramos en una etapa electoral y con el problema que durante  la larga tiranía cocalera los partidos políticos fueron devastados y  prácticamente desaparecieron, solo quedaron algunas siglas legalmente  vigentes las que algunos supuestos dueños se dedican a negociar.  Lamentablemente algunos candidatos tuvieron que comprarlas para  cumplir la norma electoral, en consecuencia prácticamente no tenemos  partidos políticos con base ideológica y programática.

Apenas acabamos de salir del modelo populista cocalero: centralista,  estatista, corrupto, dependiente de la coca y materias primas y el que  aún mantiene bajo su control los poderes del Estado: legislativo y  judicial, con lo cual han dejado al país al borde del colapso y con  una deuda inmensa e instituciones destruidas. Como consecuencia se  produjo una anomia social y descreimiento, donde no se respeta a la  autoridad  ni a las instituciones del país y especialmente a las  instituciones judiciales y las encargadas de mantener el orden  público.

En consecuencia esta próxima elección es muy importante para nosotros,  pues es una contienda entre el populismo cocalero y la democracia  liberal. Una democracia que al aplicarse afectará los intereses de los  grupos vinculados al narcotráfico, al contrabando y los territorios  intocables como el Chapare, por lo cual ellos y sus aliados  castrochavistas internacionales harán todo lo imaginable para  frenarla.

Es importante el no identificar la democracia, exclusivamente con  elecciones y el gobierno de la mayoría. Una verdadera democracia  plantea diversas exigencias que incluyen tanto las elecciones y el  respeto por sus resultados, como también el respeto por los derechos  civiles y políticos de los ciudadanos y la garantía de la libre  expresión. El sistema democrático esta aparejado con el estado de  derecho, la propiedad privada, la economía de mercado y la promoción  del desarrollo, lo demás es populismo.

Aplicando el modelo democrático liberal se logra el bienestar de la  población, basado en las libertades, oportunidades y responsabilidad:  las libertades políticas (en forma de libertad de expresión y  elecciones libres) contribuyen a fomentar la seguridad económica; las  oportunidades sociales (en forma de servicios educativos y sanitarios)  facilitan la participación económica; los servicios económicos (en  forma de oportunidades para participar en el comercio y la producción)  contribuyen a generar riqueza personal general, así como recursos  públicos para financiar servicios sociales. Asimismo las elecciones no  tienen validez si se producen sin libertad y transparencia.

Como se viene apreciando en las encuestas nacionales, los votos en la  próxima elección tienden a concentrarse en cuatro candidaturas; una  populista cocalera y otras tres de tendencia democrática y como en la  anterior votación nuevamente tenemos que practicar el voto útil y  votar por el candidato demócrata que tenga más chance, más apoyo y  también tenga el mejor equipo y la mejor propuesta.  Esto implica que tengan un plan de gobierno que rechace la  estatización de las empresas y el manejo y control absoluto de los  poderes del Estado y apueste por la seguridad jurídica. Un modelo de  economía en el cual que el sector privado maneja la economía en un  marco de competitividad e innovación y donde el Estado debe generar  condiciones para que las personas trabajen y no estén buscando vivir  de las pegas, negocios y bonos del gobierno.

Necesitamos cambiar de mentalidad de la sociedad que como producto del  populismo cocalero tiene el convencimiento que el Gobierno Central  debe definir todo, hasta los precios. Esta mentalidad estatista no  concibe que el mercado libre y competitivo es el que fija el precio de  los productos, por el contrario leíamos hace días en la prensa que se  pide al gobierno central que fije el precio de la castaña, de la miel  de abeja, de los tomates, de las papas, de los pasajes de micro, etc.

Cuando vamos a votar, tenemos que tomar en cuenta que luego del  desastre masista, estamos recibiendo un país endeudado e instituciones  destruidas por lo que la gestión del Estado será difícil, para lo cual  se necesita de verdaderos Estadistas, líderes responsables y con  decisión de enfrentar y solucionar los problemas y no de postergarlos.

Queda claro que para superar esta nefasta herencia populista, la  verdadera alternativa que nos conduce a la libertad y el progreso, es  avanzar hacia un Estado Republicano Federal Democrático y de Economía  de Mercado. Esperemos que las cosas estén claras para los partidos y  frentes en la reunión pactada para el 3 de abril próximo en el CPSZ

CONSULTA DEL COMITÉ CIVICO AL CABILDO:

Tercera pregunta. - ¿Estamos dispuestos que este 4 de octubre (2019)  sea el punto de partida para empezar a trabajar por nuestro sueño  federalista bajo la equidad, la unidad y sobre todo el amor por Santa  Cruz y Bolivia?

LA RESPUESTA DEL PUEBLO: SÍ.