Siguenos en:
Martes
 10 de Diciembre de 2019
OPINION
Enfoques
Migrantes: un gran desafío global
Martes,  13 de Agosto, 2019

En pleno siglo XXI, vemos con gran preocupación la migración de seres humanos que genera opiniones a favor y en contra sobre todo, de aquellos países que se sienten más afectados con la migración externa, Esto genera, una nueva dinámica migratoria que hay que atender porque los que se sienten desplazados tienen el legítimo derecho de vivir en países que le den mejores condiciones de vida y vivan con dignidad, que respeten la ley y, no ser personas que subsistan con el robo o pidiendo una limosna para poder alimentarse.

Por eso, hoy, la migración es uno de los flagelos que más azota a la humanidad y se constituye en un gran desafío global. Entre las razones que lo producen tenemos: la pobreza extrema, falta de oportunidades de empleo, epidemias y endemias de enfermedades mortales, las luchas internas y furtivas por grupos de poder delincuenciales que se anquilosan en los gobiernos y se enriquecen ilícitamente mientras el pueblo sucumbe en la miseria, el propio cambio climático, los desastres naturales, las desigualdades de las condiciones de vida, la inseguridad ciudadana, etc.,son los que inciden para que haya desplazamientos forzados.

Por lo tanto, es la necesidad y las circunstancias de vida que hace a los seres humanos buscar nuevos horizontes, incluso ante el riesgo inminente de perder la vida o ser parte de la trata de personas con fines carnales. Sin embargo, se hace distinción entre las migraciones forzadas (refugiados) que implican un grado de coerción en la hora de tomar la decisión de salir de su país de origen y, las migraciones voluntarias que lo hacen por decisión propia (migrante económico).

Todos ellos, de una u otra forma, constituyen grupos vulnerables por el desprecio que sienten en otros países porque consideran que los nuevos migrantes disminuyen sus fuentes de trabajo en sus propios países y, ante tanta mano de obra ofertable los sueldos tienden a bajar para la mayoría. Pero, a pesar de ello, a los migrantes por una situación de humanidad y solidaridad no se les debe privar sus derechos en ningún país donde anclen sus nuevas esperanzas. Cuando un Estado no puede responder a las necesidades de sus ciudadanos al no crear fuentes de empleo con buenos salarios la única alternativa es la emigración. A ello se une la sequía y hambruna  que son condiciones detonantes para forzar el desplazamiento de su propia gente a otras latitudes del orbe.

Muchos migrantes tienen que hacer frente a políticas restrictivas como la deportación o también viven en condiciones infrahumanas sin servicios básicos o asistencia médica y sufriendo la violación de sus derechos humanos, a la discriminación y racismo, así como la falta de alimentación balanceada.

Cuando una persona en su país de origen sufre la calamidad, la privación de sus derechos socioeconómicos es considerado un trato inhumano y degradante, por lo tanto le queda tomar la decisión de ser un trotamundos y aventurarse en otros países sin saber que le depara el futuro.

Se busca en el planeta que todos seamos ciudadanos universales, entonces, es necesario establecer principios rectores que consoliden internacionalmente los derechos humanos tomando en cuenta a los migrantes forzados por la miseria y las luchas internas y de los migrantes económicos porque otro mundo es posible donde la humanidad pueda subsistir con dignidad. Y a los gobernantes que generan las salidas forzosas de su población les corresponde los procesos penales internos e internacionales para que respondan por sus atrocidades y actuar delincuencial.