Siguenos en:
Viernes
 18 de Octubre de 2019
OPINION
Ciudadano X
Los cocanautas
Viernes,  23  de Febrero, 2018

El otro vice de Evo Morales, el cocalero Leonardo Loza (su segundo al mando en El Chapare), anunció la creación de un “ejército cibernauta” integrado por “más de 2.000 compañeros”, encargado de sentarle la mano a esas díscolas redes sociales que no dejan de disentir con la unanimidad que corresponde a todo proceso revolucionario que se precie.

Como bien decía el maestro Octavio Paz, “toda dictadura, sea de un hombre o de un partido, desemboca en las dos formas predilectas de la esquizofrenia: el monólogo y el mausoleo”. Y es precisamente para apuntalar estos pilares esquizofrénicos del régimen que se arman las huestes de cocanautas.

Desconocemos cuál pueda ser la calificación con la que cuenten para manejarse en el mundo digital, pero lo indiscutible es que tienen sobrada experiencia en la implantación de la dictadura sindical, sistema de control territorial que ahora, por lo visto, tratan de extrapolar al ciberespacio.

Hay dos hipótesis plausibles para explicar los dichos de Loza: la primera, que se trate de una broma involuntaria, surgida del operío solemne con que los llunkus o alcahuetes procuran quedar bien con el “Jefazo”.

La segunda, que se busque darle un barniz popular a la actuación de los verdaderos equipos de la guerrilla digital, tropas que en realidad estarán conformadas por jóvenes mercenarios clasemedieros con tutoría cubana.

Sucede que no queda bien para el régimen que los apellidos de sus ciber-guerreros tengan connotaciones oligárquicas, por lo que se recurre a la invención de un ejército ficticio de cocanautas. Soldados de palo con teclados.

Más de 5 millones de Bs. es el presupuesto oficial asignado para la represión en Internet, a los que deberán sumarse los neo-gastos reservados actualmente dirigidos a ese objetivo.

Es una obviedad que estos fondos tendrían un mejor destino en áreas como la salud o la educación, pero la prioridad absoluta del evismo –satrapía del imperio castrochavista- es la reproducción indefinida en el poder, Mal Mayor ante el cual todo es sacrificable.

Incalculablemente superiores son los recursos asignados a influenciar el enfoque de importantes, y muy capitalistas, medios de comunicación internacionales, extenso asunto que en algún momento merecerá una nota aparte.

Volviendo a la supuesta guerrilla a orquestarse desde el Ciber-Chapare, nuevo episodio de la tragicómica opereta plurinacional, cabe preguntarse si los flamantes pisateclas tendrán alguna chance de contrarrestar lo que constituye una auténtica revolución cultural, como es la incorporación de los ciudadanos a la democracia digital de las TIC's.

Y esto es válido tanto en la tesis de que el ejército sea real como en la opción de que se trate de una simple tapadera para el desvío de fondos multimillonarios hacia las consultoras de enchufados amigos del poder.

En cualquier caso, lo seguro es que la producción principal del Trópico de Cochabamba no será software ni malware, sino que seguirá centrada por bastante tiempo más en la “industria química” que inunda las favelas brasileñas y el conurbano de Buenos Aires.