Siguenos en:
Sábado
 31 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Tribuna
El rubenato
Domingo,  18 de Octubre, 2020

El sufijo es la última parte de esa combinación de palabras que se usa para crear un significado específico. Por ejemplo: burrísimo, plutocracia, amiguismo, impostorazo, etcétera.  

La literatura histórica ha usado mucho el sufijo “-ato” para, en política, describir un largo período de gestión de algún caudillo, por ejemplo el “porfiriato” en México, referido al dictador Porfirio Díaz, o el “onganiato” del argentino Pérez Onganía 

En este sentido, podemos entender que tras los 15 años, la gestión de Rubén Costas se puede considerar ya como el “rubenato”. 

Todos los regímenes políticos extendidos en el tiempo y carentes de oposición han terminado por ser arbitrarios y disolutos y en consecuencia también muy dañinos para los pueblos que los han sufrido. Algún día, más temprano que tarde, la historia cruceña calibrará en su verdadera dimensión el daño enorme que el rubenato ha hecho a Santa Cruz en particular y a Bolivia en general, comenzando por su metódica labor de destrozar desde adentro la resistencia política al MAS, promoviendo el debilitamiento del CONALDE, aquella, ahora lejana en el tiempo, unión de todos los prefectos elegidos por votos y opositores tempranos al régimen masista. Además, en estos 15 años de rubenato se sepultó el ímpetu cruceño autonomista, permitiendo al gobierno central del MAS, sin ningún reclamo, destrozar nuestra autonomía a través de leyes nacionales o mediante la adecuación del Estatuto Departamental a la CPE, que incumple la voluntad del 86% del pueblo cruceño expresada a través del referendo aprobatorio. Además, poco a poco, se cambió radicalmente la idea autonómica hasta convertirla en la versión vacía que ahora se ha impuesto, pura palabrería sin competencias y sin capacidad de hacer nada.

Esto para no hablar de una gestión económica que sin duda deberá ser auditada concienzudamente. Durante el rubenato se gastaron aproximadamente 2.500 millones de dólares, es decir 17.500.000.000 de bolivianos. Nunca antes el departamento de Santa Cruz habría gozado de tantos recursos económicos para su desarrollo. La pregunta obligada es: ¿dónde está invertida esa cantidad de dinero? ¿se notan grandes inversiones? ¿hay grandes hospitales construidos? ¿aeropuertos provinciales? ¿importantes carreteras departamentales? ¿La propuesta política perenne del rubenato, ”agua, luz y caminos estables” vale esa cantidad de dinero? 

Hay que tener claro que ningún político boliviano no declaradamente masista –tal vez con la única excepción de Carlos Mesa- se ha beneficiado tanto del masismo como Rubén Costas. A la sombra del Evo Morales y esgrimiendo la bandera de una fingida oposición, Costas ha campado a sus anchas durante 15 años, haciendo y deshaciendo a su antojo. Los 14 años del masismo permitieron al rubenato polarizar el discurso político y posicionar a Rubén Costas, convirtiendo a éste en el opositor conveniente. Paralelamente, los voceros oficiosos del rubenato se encargaron de etiquetar a cualquier político incómodo a sus intereses de “o estás con nosotros, o sos masista”, impidiendo radicalmente la creación de cualquier otro proyecto político alternativo a los Verdes-Demócratas en el departamento de Santa Cruz.

En una manifestación de lo que los zoólogos llaman “mutualismo”, Costas y Evo Morales se necesitaban mutuamente. A Morales le convenía tener en Santa Cruz a un opositor débil, sin expectativas a nivel nacional y más preocupado en sus propios asuntos que en oponerse al masismo.  A Rubén le interesaba atizar el fantasma del centralismo, la amenaza del andinocentrismo para tapar su ineficiencia y su autoritarismo. 

Entonces, digámoslo de una vez: sin Rubén Costas, quizás Evo Morales no hubiera podido gobernar 14 años y sin Evo Morales, el paso de Costas por la gobernación hubiera sido efímero, porque sin amenazarnos con el masismo, el gobernador no hubiera tenido ni la capacidad, ni la energía ni el equipo para quedarse en ese puesto. 

En definitiva, el rubenato no fue más que un triste y largo período de la historia cruceña, tres lustros, administrado por un personaje que engañó a su pueblo, políticamente tragándose la autonomía además de ingentes recursos económicos, y que pretende seguir en su menester en la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra.

Acerca del autor:
Javier--Limpias-Chavez--
Javier Limpias Chávez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día