Siguenos en:
Sábado
 31 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Miradas
El poder de las Pititas
Domingo,  18 de Octubre, 2020

La “revolución de las pititas”, lideradas hace un año por Luis Fernando Camacho, y los jóvenes con la tricolor en la espalda y una firme convicción democrática, cambiaron la historia nacional. Las protestas en las calles no solo precipitaron, en tiempo récord, la caída y huida de Evo Morales y Álvaro García Linera, sino también un inédito movimiento ciudadano en defensa de los valores democráticos y constitucionales de Bolivia. 

La rebeldía colectiva terminó no sólo con el gobierno autoritario, que buscaba eternizare en el poder a punta de fraude electoral, sino que reivindicó los principios republicanos como el respeto al voto ciudadano, la alternancia en el gobierno, la división de poderes, las libertades públicas y terminar con los abusos de poder. Se trata de un fenómeno político y social, que aún no se ha estudiado en su verdadera dimensión. Como nunca antes flameó la rojo, amarillo y verde, se cantó el himno nacional y se rezó tanto el padrenuestro.

Evo Morales se burló de los jóvenes, y les ofreció talleres especializados de cómo hacer marchas y paros.

¡Para que aprendan! Las pititas lucían tan delgadas e inofensivas pero fueron irreverentes y letales con el poder político. En realidad nunca antes había surgido una fuerza ciudadana, capaz de salvar a Bolivia del socialismo del siglo XXI. Ha sido un ejemplo para otros países: con un mínimo de víctimas y en un lapso breve (21 días), se logró tumbar un régimen fuertemente atornillado al poder. 

Una de las primeras reacciones de Evo Morales fue burlarse del movimiento y utilizar la narrativa del odio racial, y victimizarse, y que se trataba de un “golpe de Estado. Mientras Evo Morales usaba y abusaba de la maquinaria estatal y su estructura comunicación (controlaba el 80% de los medios nacionales), los pocos medios independientes mostraban cómo los exgobernantes no tomaban en serio el tsunami en las calles. La ciudadanía le perdió el miedo y respeto al gobernante autoritario, y comenzó a expandirse el poder ciudadano.

La resistencia democrática saltó a la cadena internacional CNN y Fernando del Rincón se encargó de la cobertura de las tres semanas. El periodista tiene claro que los Castro, Chávez, Maduro, Ortega, Lula, Correo, Fernández y Morales, son un bluf. Hizo preguntas a los funcionarios huidos, que no respondieron como las referidas al fraude electoral, la cuarta postulación presidencial cuando la Constitución sólo permite una de forma continua, la convocatoria a la violencia del ex presidente, entre otras perlas.

Sin embargo, el domingo 10 de noviembre de 2019 Evo Morales renunció y huyó a México e inmediatamente incitó (públicamente) a la violencia política, generando pérdidas de vidas humanas, incendios de viviendas, saqueos y vandalismo en Bolivia. La voladura de un ducto, el ataque con explosivos a dos pasarelas de El Alto, la quema de más de 60 buses PumaKatari, el intento de cerrar válvulas de una planta de gas, entre otros hechos, fueron calificados como actos terroristas. Juan Ramón Quintana amenazó con convertir a Bolivia en un “Vietnam moderno” si se producía la salida de Evo Morales. 

Aunque los ex mandatarios alegaron que se trató de un “golpe de Estado”, en ningún momento se rompió el sistema constitucional, no hubo presos políticos, ni restricción de los derechos y las libertades ciudadanas (la Asamblea Legislativa, el Poder Judicial, la Fiscalía General del Estado, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría General, etc., siguen controladas por el MAS). Las Fuerzas Armadas mantuvieron una posición institucional impecable, no intervinieron salvo para sugerir que dimita el ex jefe de Estado para concretar la pacificación del país. 

La sucesión presidencial fue de ipso facto, dada la necesidad de garantizar la gobernabilidad y el funcionamiento normal del Estado. Todo fue muy rápido al extremo que el gobierno huido no supo en qué momento se les escapó el poder de las manos, y Jeanine Áñez acortó plazos, protocolos, y estableció una agenda muy concreta: a) Anular las elecciones generales por fraudulentas; b) Convocar a nuevas elecciones generales; c) Designar vocales y conformar nuevo Tribunal Supremo Electoral; y d) La pacificación del país. 

*Jurista y autor de varios libros.

Acerca del autor:
William--Herrera-Anez--
William Herrera Añez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día