Siguenos en:
Martes
 10 de Diciembre de 2019
OPINION
Mirando de abajo
El interregno
Miércoles,  14 de Agosto, 2019

¿Qué sucedería si el jerarca fallece repentinamente? ¿O se enferma? Porque hasta los dioses tienen problemas gástricos, oncológicos, urológicos. Nadie está libre de mal, así lo protejan los achachilas que no supieron proteger un imperio. A todos les toca; Matusalén tuvo su día. El Olimpo griego sigue poblado, pero el peso que tenían los seres divinos en tiempos homéricos no está más. O mueres o te olvidan. Hasta a ellos. Mal hace entonces Evo Morales creyéndose eterno. Si su maestro, el bufón venezolano, acabó de la peor manera y quién sabe dónde lo arrumbaron. Bolívar de barro, ¿dónde quedó?

En el masismo no se ha decidido una sucesión hereditaria porque bien saben todos que el rey es él, y no habrá otro después de él. Se lo puede acusar de mucho, y de más de mucho es culpable, pero Morales tiene carisma y sostiene una estructura que en su ausencia se desbarataría. García Linera quiere hacer creer que se ha formado una “conciencia”, que existe un programa, que nada va a revertirse. ¿Revertirse de qué? Aunque ciegos seríamos de no entender que ha habido, por la situación, cambios positivos. Era un inevitable proceso histórico y este fue el catalizador. Que se disparó por la delincuencia desenfrenada ya es otra historia, que hasta pusieron a un sonriente Hare Krishna de embajador para hacer de las suyas con el poder, otra. Manga de desclasados, de pillos, aprovechadores, ladrones, violadores; esa es la conciencia, hoy, de la “patria”.

Hay tantos nombres de aves de paso, aves de mal agüero que no podrían sentarse en la hirviente silla donde el patrón descansa sus nalgas. Linera sería destrozado de inmediato por la plebe que idolatra. Lo único que lo sostiene, y aprovecha magistralmente de la situación, es su crédito con el amo, su amo. Se quedaría vagando perdido hasta caer en la perrera o en algo peor, de no existir más su sostén. Perdemos saliva conversando acerca de la eternidad. Ninguno de ellos, ni nosotros, somos eternos. Por eso los segundones se van forrando los bolsillos bien, porque en cualquier momento asoma el tiempo de la huida. Ya rico, El vicepresidente olvidará su marxismo de opereta para dedicarse al jet set que idolatra y donde podrá moverse ya libre de ataduras y prejuicios en algún lado. Podrá escribir poesía, Dios nos libre.

¿Cuánto puede aguantar el gobierno de uno? Lástima que hay muy malos ejemplos en la historia, en la izquierda o la derecha, o viceversa que al fin demostraron que son lo mismo. Pero al destino nos encomendamos, según lo hacemos a diario, conscientes o no.

Entonces, por más años que dure, este es un proceso efímero y mortales sus actores. Claro que no debe ser consuelo porque esperar desenlaces así puede ser letal. ¿Qué si acabamos antes que ellos? Al menos sabemos que no hay dinastía como en Cuba, a pesar de que la hija de Evo se perfila como las princesas multimillonarias de la izquierda africana, por ejemplo. Del poeta Agostinho Neto al maleante de Dos Santos y su hija cubierta de diamantes. Eso costó el dolor de Angola, la sangre de Angola, las hermosas líneas del poeta que fue presidente, cubiertas de oprobio. 

El problema no es que alguien suceda al cacique cuando este desaparezca. En el legado está el drama, en las ruinas de un país donde impera el narcotráfico y la democratización de la droga implica montón de dinero para unos, migajas para el resto, que es mejor que nada, seguro, pero que a largo plazo trae consigo completa destrucción.

No hay sucesor, ni lo habrá. Por un tiempo continuarán gritando cuando Morales se vaya, luego intentarán mimetizarse con el resto para evitar la represalia que ha de venir. Pequeño alivio, pero alivio.