Siguenos en:
Sábado
 7 de Diciembre de 2019
Nacional
Salud del perro decayó
Muere el can policía de la UTOP y compañero del fallecido comandante Antelo
Jueves,  28  de Noviembre, 2019
Muere-el-can-policia-de-la-UTOP-y-companero-del-fallecido-comandante-Antelo
Ref. Fotografia: El coronel Heybert Yamil Antelo y el can. Foto: RRSS

Tras 14 días de la muerte de comandante de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), coronel Heybert Yamil Antelo, Negrito el can policía de esa institución y compañero de Antelo también falleció el lunes. La salud del animal comenzó a empeorar desde el deceso del jefe policial. Estaba “amartelado”.

“Estaba más decaído el perrito, estaba un poco triste, quizás era por la ausencia del comandante”, aseguró uno de los efectivos de la UTOP a la red televisiva Unitel.

De esa forma la salud del animal empezó a empeorar, solo dormía y casi ya no comía. Los efectivos contaron que Negrito estaba “amartelado” y triste.

“Nosotros pensamos que tal vez se fue al lado del coronel que en paz descanse y le está acompañando en su camino”, expresó una de las policías.

El 12 de noviembre, el comandante de la UTOP, más conocido como “Chichi”, perdió la vida tras sufrir un accidente en la Autopista La Paz-El Alto durante los enfrentamientos en la urbe alteña.

Dos días antes, Antelo mientras regresaba en una motocicleta con un acompañante por la autopista desde la urbe alteña, manifestantes le arrojaron un cachorro de dinamita y piedras y al intentar esquivar chocó contra un minibús.

El jefe policial fue declarado “Héroe de la Policía y Héroe de la Democracia” y en su honor la UTOP lleva el nombre de Heybert Yamil Antelo.

Los efectivos de la UTOP afirman que el fallecido comandante crió a Negrito como a un hijo. El animal llegó a La Paz hace 14 años con una marcha de los mineros de Huanuni, pero al encontrarse con los efectivos de la UTOP ya no se separó de ellos.

Los integrantes de esa institución destacan la valentía del can y la vocación policial que desarrolló porque no tenía miedo al estruendo de los petardos y cachorros de dinamita y aguantaba los efectos de los gases lacrimógenos.

“Él no era un perro adiestrado, pero con nosotros hacía el cuarto turno e incluso todos los turnos no se faltaba”, contó otra de las policías.

Por sus habilidades, Negrito fue ascendido al grado de teniente coronel de la Policía. El can policía fue enterrado en el patio de la unidad junto al chaleco que utilizó en los operativos realizados.

Los miembros de la UTOP resaltaron las labores sociales de Antelo en favor de los niños y animales, pues también crío a Ruby y Stopin.

Ante esto, los efectivos intentan que los otros canes no mueran de “amartelo”.

Los dos canes con Negrito ingresaban a todas las oficinas de la UTOP y muchas veces dormían con el coronel en su oficina. /ANF