Siguenos en:
Viernes
 10 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Internacional
Coronavirus
América Latina se hunde en la pandemia mientras el mundo ve la luz lentamente
Brasil, con 28.834 fallecidos, se ha convertido en el cuarto país con más muertos por el nuevo virus, por detrás de Estados Unidos (103.472), Gran Bretaña (38.161) e Italia (33.229).
Lunes,  1 de Junio, 2020
America-Latina-se-hunde-en-la-pandemia-mientras-el-mundo-ve-la-luz-lentamente

La célebre Explanada de las Mezquitas en Jerusalén reabrió sus puertas este domingo, en un nuevo ejemplo del lento regreso a la normalidad en el mundo, algo muy lejano para América Latina, el actual epicentro de la pandemia, que superó los 50.000 muertos por coronavirus, casi 29.000 de ellos en Brasil.

Profundas divisiones. Más de seis millones de personas han sido infectadas y 369.086 han muerto en el mundo por la COVID-19, que provoca profundas divisiones en la comunidad internacional sobre el modo de enfrentar la pandemia.

Así lo demostró la decisión de Estados Unidos de romper con la Organización Mundial de la Salud (OMS) acusándola de ser demasiado indulgente con China, donde se originó la pandemia en diciembre.

Se avecinan semanas muy duras para toda América Latina, donde los contagios se acercan al millón. Brasil, con 28.834 fallecidos, se ha convertido en el cuarto país con más muertos por el nuevo coronavirus, por detrás de Estados Unidos (103.472), Gran Bretaña (38.161) e Italia (33.229).

El gigante sudamericano, donde viven 210 millones de personas, tiene además la segunda cifra de contagios confirmados más alta del mundo: 498.444 infectados.

La situación en Brasil es aún más complicada por la decisión del presidente Jair Bolsonaro de oponerse a las medidas de confinamiento que han decretado varios gobernadores y alcaldes, siguiendo las recomendaciones de la OMS y de la comunidad científica internacional.

Bolsonaro se ha manifestado incluso por el regreso del fútbol profesional en Brasil, interrumpido desde marzo.

Pero Brasil no es el único foco en América Latina. La pandemia avanza con fuerza también en México, con 9.779 decesos para una población de 120 millones, y Perú, con 4.371 muertos para 33 millones de habitantes y que el sábado sobrepasó los 150.000 casos.

Reabre la Explanada de las Mezquitas. Este domingo, el papa Francisco se manifestó preocupado por los pueblos indígenas de la Amazonia "particularmente vulnerables" frente a la pandemia.

El papa pidió que nadie se vea privado de asistencia sanitaria en su oración dominical, celebrada por primera vez en tres meses ante fieles reunidos en la plaza San Pedro.

En tanto, en Jerusalén, la Explanada de las Mezquitas, que alberga el Domo de la Roca y la mezquita Al Aqsa, reabrió sus puertas tras dos meses, con fieles portando mascarillas y cintas de demarcación en el piso.

"No hubo ramadán, ni Aíd al Fitr (Fiesta del Fin de Ayuno, en Al Aqsa), pero hoy es fiesta, todo es diferente", declaró en el lugar Ramzi Abisan, quien llegó al alba para asistir a la primera oración.

Su reapertura se suma a la de la Basílica de la Natividad el martes en Belén, lugar de nacimiento de Jesús según la tradición cristiana, ubicado en Cisjordania. En cambio, la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, otro emblemático lugar, sigue cerrada.

La salida del largo confinamiento se observa con mayor claridad en Europa, que registra casi la mitad de las muertes en el mundo por coronavirus (177.595) y unos dos millones de casos declarados, pero donde la pandemia parece bajo control.

La mayoría de los países europeos avanza con firmeza en prudentes desconfinamientos por fases, con una posible reapertura de las fronteras internas de la UE el 15 de junio.

En Francia, este fin de semana reabrieron parques y jardines y el martes podrán recibir clientes bares y restaurantes, aunque en el caso de París, ubicada en una región considerada aún de riesgo, sólo será en las terrazas.

Con muchos disturbios

Toque de queda nocturno en 25 ciudades en EE. UU. 

El sábado se produjeron disturbios civiles y se impuso el toque de queda en varias ciudades importantes de Estados Unidos cuando los manifestantes salieron a las calles para expresar su indignación por la muerte de George Floyd, un hombre afroamericano que aparecía en un vídeo respirando con dificultad mientras un policía blanco de Mineápolis le ponía la rodilla sobre el cuello.

Desde Los Ángeles hasta Miami y Chicago, las protestas marcadas por la frase “No puedo respirar” -un grito de guerra que hace eco de las últimas palabras de George Floyd- comenzaron pacíficamente antes de volverse turbulentas cuando los manifestantes bloquearon el tráfico, provocaron incendios y se enfrentaron con la policía antidisturbios, quienes dispararon gases lacrimógenos y balas de plástico tratando de restaurar el orden.

La imagen de manifestantes inundando las calles alimentó una sensación de crisis en Estados Unidos tras semanas de confinamiento debido a la pandemia de coronavirus, que ha provocado el despido de millones de trabajadores y ha afectado de forma desproporcionada a las comunidades minoritarias./Reuters