Siguenos en:
Martes
 15 de Octubre de 2019
Editorial
Bajo el Penoco
Cacareos
Viernes,  17 de Junio, 2016

El magnate Bill Gates, famoso por el desarrollo de nuevas tecnologías pero también por sus obras filantrópicas, se ha propuesto donar 100 mil gallinas a ciudadanos pobres de 20 países para luchar contra la miseria extrema y entre las naciones seleccionadas está Bolivia. La idea ha causado malestar en el ministro de Desarrollo Rurral, César Cocarico, quien ha interpretado el proyecto como un acto de pedantería imperialista y un insulto al país, que supuestamente ya no es tan pobre como dicen las estadísticas y los indicadores sociales que circulan en el mundo. Se sorprendería el señor Cocarico, que Bill Gates no solo regala gallinas, sino también inodoros en muchos países, entre ellos la India, donde el problema del saneamiento es muy grande y causa enfermedades graves. Los hindúes, que han alcanzado el nivel de potencia emergente, no se ofenden, sino que toman a bien el gesto del millonario. La idea de las gallinas, para sorpresa del funcionario boliviano, no es nueva, pues el gobierno cubano hace mucho que reparte aves de corral para que la gente las críe en sus casas y ayuden a paliar el hambre. En estos días, la crianza de gallinas se ha hecho muy popular en Venezuela, donde la escasez de alimentos se agrava cada vez más. Con la crisis económica, la avicultura familiar, sin duda alguna, se volverá muy popular en todos lados y a César Cocarico le conviene revisar su postura, a no ser que él pueda dar garantías de que el concepto del “blindaje” sigue en pie.