Siguenos en:
Lunes
 17 de Febrero de 2020
Encuentro
Modelo de portada
Floriely Cuéllar, espontaneidad y belleza
Nacida en el departamento del Beni, esta hermosa jovencita habla de sus sueños y anhelos. Se declara muy apegada a su familia y enfocada en sus estudios.
Lunes,  10  de Febrero, 2020
Floriely-Cuellar,-espontaneidad--y-belleza

El paisaje, los ríos, el canto de las aves y la sencillez de la vida en el campo. Ese es el cuadro del ambiente donde creció la bella Floriely Cuéllar Suárez, la modelo de portada de hoy que engalana las páginas de El Día. 

Una chica segura y con mucha autoconfianza. Ella es una convencida de que la humildad de las personas es el principal valor que permite ser dignos de confianza. "En la medida que somos humildes adquirimos grandeza en el corazón de los demás", afirma Floriely, quien nació en el departamento del Beni hace ya 17 años y que es una noble representante de la belleza de la mujer oriental.

Actualmente vive en Magdalena, capital de la provincia Iténez y cuna de destacadas misses que anteriormente ya se han colocado la principal corona de la belleza boliviana.

A la pregunta que le hizo El Día, sobre si se animaría a participar en un Miss Beni representando a su pueblo, la respuesta fue inmediata y llena de seguridad y confianza: "Claro que sí".

El baile y la cocina en su vida. Floriely dice que le encanta la música romántica, pues se declara muy sentimental, pero cuando se trata de bailar, prefiere ritmos mucho más movidos como el reguetón.

Asimismo, indicó que una actividad que hace y ve muy necesaria e importante es cocinar, y que el plato que mejor le sale, sobretodo todo porque es sencillo, exquisito y representativo de su región es el majadito de charque.

Por otro lado, Floriely comentó que en el colegio la materia que más le gusta es la química y por ese motivo tiene un sueño: Titularse como profesional en Bioquímica y Farmacia. Un objetivo que seguro se cumplirá en un futuro.

El baile y la cocina en su vida. Se declara muy apegada a su familia. Sostiene que le pide a Dios todos los días que su madre la acompañe para siempre, porque cree que es su amor más grande. Quiere aportar su granito de arena al desarrollo del Beni, convirtiéndose en una gran profesional y para ello, tiene claro que el esfuerzo y la dedicación, son las claves para alcanzar cualquier objetivo.