Siguenos en:
Viernes
 10 de Julio de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
Un voto sin garantías
Domingo,  7 de Junio, 2020
Un-voto-sin-garantias

Los bolivianos ya tenemos claro que Evo Morales ha sido quien ha impuesto la fecha de las próximas elecciones. Lo admite con un descaro tan grande como el fraude que cometió el 20 de octubre de 2019 y encima de eso pide garantías de que no habrá postergación más allá del 6 de septiembre. “Ojalá no inventen otro Coronavirus”, dice, burlándose de la tragedia que estamos viviendo los bolivianos con la pandemia.

A él no le importa la vida la gente. Tiene la mente fijada en la recuperación del poder y hasta ahora ha hecho todo lo que ha estado a su alcance para dinamitar los esfuerzos del país para luchar contra la peste. Las consecuencias de la criminal presión del cocalero para forzar las elecciones las tenemos a la vista. Los contagios han aumentado especialmente en aquellos lugares donde el MAS ha estado provocando aglomeraciones, organizando bloqueos y boicoteando la cuarentena. Por otro lado, desde el congreso, el MAS presiona todos los días con medidas que agitan en escenario político y desde el punto de vista económico, con propuestas demagógicas que tienden a complicar aún más la delicada situación que atravesamos.

Suponemos que alrededor de la negociación que se ha establecido con el cocalero, existen algunas condiciones. Ya conocemos las de él y es que no se cambie la fecha por ninguna razón, ni siquiera la emergencia sanitaria, que prevé la prolongación de epidemia más allá del mes de agosto. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya anticipó el riesgo de rebrotes muy agresivos en aquellos países donde han superado lo peor, pero nada de eso le interesa a Evo Morales, ni siquiera la amenaza de ir a votar sobre los cadáveres de miles de bolivianos. El propio Tribunal Supremo Electoral (TSE) afirma que el 6 de septiembre es una fecha cerrada y lo ha expresado con una seguridad que hasta el momento no había manifestado en ninguna ocasión, ni para referirse al proceso que debería iniciarle al MAS por enorme fraude que cometió.

¿Qué le han exigido a cambio al cocalero? ¿Al menos dejará que en los próximos meses, las autoridades locales y nacionales, puedan trabajar en paz por la salud de todos? La pacificación ya era una tarea difícil en condiciones normales, mucho más ahora que tenemos que lidiar con un virus que representa una amenaza doble.

Más que eso no se le puede pedir. El MAS ha usado estrategias de una organización criminal y no hay duda que las usará en campaña, no sólo para impedir la libre divulgación de propuestas en todos los rincones del país, sino también para tratar de erosionar las instituciones, las normas y los procedimientos electorales, con el objetivo de repetir el fraude del año pasado. Sin ninguna garantía no hay duda que las elecciones están encaminadas hacia un resultado que pondrá nuevamente en peligro nuestra democracia.

El MAS ha usado estrategias de una organización criminal y no hay duda que las usará en campaña, no sólo para impedir la libre divulgación de propuestas en todos los rincones del país, sino también para tratar de erosionar las instituciones, las normas y los procedimientos electorales, con el objetivo de repetir el fraude del año pasado.