Siguenos en:
Domingo
 18 de Agosto de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
Todo tiene un límite
Viernes,  19 de Julio, 2019
Todo-tiene-un-limite

La flagrancia y el descaro con los que se cometen los delitos electorales están comenzando a preocupar a los propios oficialistas, que han pedido medidas radicales para frenar este acelerado deterioro de la campaña rumbo a las elecciones del 20 de octubre.

Ellos saben que tanto el proceso electoral como los resultados que se obtendrán, resultarán viciados y carentes de legitimidad y de continuar la manipulación y los excesos, se terminará de enterrar la credibilidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE), con el riesgo de generar malestar social, pues los extremos a los que se están llegando resultan intolerables.

Lo que ocurre en el departamento de Pando, en Riberalta y otras zonas aledañas raya en la delincuencia y de no ponerse límites a lo que hacen dirigentes, autoridades del MAS y funcionarios del Sereci, la situación podría salirse de las manos y llevar las cosas a un pandemónium que no le conviene al Gobierno por más victoria que se pretenda asegurar.

El régimen confía en mantener la estabilidad del país tanto desde el punto de vista político como económico. La clave está en conservar cierta apariencia democrática y aquello pasa por mantener las mínimas formalidades, hecho que está en grave riesgo, pues se está empleando una grosería nunca antes vista, causante del hastío popular que desde ya rechaza las maniobras fraudulentas, mucho más estas estrategias gansteriles que se están utilizando.

De acuerdo a propuestas surgidas en la oposición, la única manera de subsanar lo que ha estado ocurriendo en Pando, donde resulta evidente la “mano negra” que está operando, sería eliminar por completo el padrón y conformar uno nuevo, depuración que debió ejecutarse en todo el país, con mayor razón después de las inscripciones fraudulentas y el acarreo que se ha estado cometiendo en ese y otros distritos electorales.

El Gobierno se está arriesgando a rifar la escasa confianza que le queda fuera del país, donde todavía valoran el componente de la estabilidad. La voz de alerta ya la dio la Unión Europea a finales del año pasado cuando empezó el desmantelamiento del TSE y a través de su oficina de asuntos externos concluyó que Bolivia no se conduce a elecciones en “condiciones libres y equilibradas”. Pese al giro del secretario general de la OEA, Luis Almagro, sabemos que la visión de la mayoría de los países es de rechazo a la ruptura constitucional cometido por el fallo del TCP en nuestro país y de continuar el deterioro, la reacción de la comunidad internacional podría intensificarse y asumir posturas similares a las que se ha tenido con Venezuela y Nicaragua.

El TSE ya no está en condiciones de asumir un papel pasivo o de disimulo frente a lo que ocurre. No se trata de hacer la vista gorda o darle ciertas ventajas al oficialismo, sino de adoptar un papel de complicidad en un plan siniestro de destrucción de la democracia a través de la traición del voto y la voluntad del soberano que se debe expresar libremente en las urnas.

 El TSE ya no está en condiciones de asumir un papel pasivo o de disimulo frente a lo que ocurre. No se trata de hacer la vista gorda o darle ciertas ventajas al oficialismo, sino de adoptar un papel de complicidad en un plan siniestro de destrucción de la democracia a través de la traición del voto y la voluntad del soberano que se debe expresar libremente en las urnas.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día