Siguenos en:
Domingo
 19 de Enero de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
Otra visión sobre los impuestos
Miércoles,  18  de Diciembre, 2019
Otra-vision-sobre-los-impuestos

La población debe seguir pagando impuestos, no cabe duda. Es la única manera de sostener el Estado y costear los servicios, las obras públicas, solventar la seguridad y otras responsabilidades propias de la administración gubernamental.

Lo que ha quedado claro y ya se trata de un compromiso de la presidenta Jeanine Añez, es que se acabará la orientación que adoptó el régimen de Evo Morales, que convirtió a la tributación en un acto de chantaje, de hostilidad y de acoso al sector más importante de la sociedad, es decir, el que se arriesga, genera negocios, multiplica la riqueza, crea fuentes de trabajo, y encima de todo, se atreve a pagar impuestos.

En Bolivia lamentablemente esta porción de la ciudadanía es muy reducida; más del 70 por ciento de los emprendedores se refugian en la informalidad y no hay manera de culparlos del todo, pues además de que no son masoquistas, se niegan a pagarle a un Estado controlado por saqueadores que usan el dinero de la gente para lujos y veleidades y encima de todo, reciben retornos que no ayudan a potenciar las actividades económicas. Las carreteras siguen siendo deficientes, la burocracia es pesada, no se mejoran los recursos humanos y se contribuye muy poco en el desarrollo de mercados y cadenas productivas.

La decisión más urgente es lógicamente ampliar el universo de contribuyentes, pero eso sólo se logrará cuando el empresario informal y sus trabajadores se convenzan que es más conveniente registrarse y pagar, que eso significará mejorar sus condiciones, expandir sus oportunidades y obviamente, ganar más dinero. Hoy prefieren someterse a la negociación política con los dirigentes de turno, ganar espacios de poder y brindar apoyo a cambio de que los dejen en paz y hacer del caos un modo de vida y de trabajo.

Hay ejemplos muy novedosos de cómo se ha logrado formalizar a gran parte de la economías y Perú es el más cercano y uno de los más eficaces. En el país vecino, desde un vendedor del mercado, un pequeño restaurante o los micro comercios han tomado conciencia sobre este nuevo enfoque, pero el cambio de visión ha sido posible porque los gobiernos les ofrecen espacios saludables y ordenados, infraestructura que beneficia a los negocios y servicios de calidad.

Se puede ayudar aún más con incentivos a los contribuyentes, facilidades para pagar los impuestos, reducciones y también con la creación de exenciones que promuevan las inversiones. Sobre todo, se debe generar un ambiente de seguridad jurídica, de reglas claras y de promoción de los negocios y del lucro, elementos que deben dejar de ser malas palabras. El boliviano sabe trabajar, es excelente para desarrollar su iniciativa y sólo se trata de que el sector público lo acompañe para conseguir el beneficio colectivo.

Se puede ayudar aún más con incentivos a los contribuyentes, facilidades para pagar los impuestos, reducciones y también con la creación de exenciones que promuevan las inversiones. Sobre todo, se debe generar un ambiente de seguridad jurídica, de reglas claras y de promoción de los negocios y del lucro, elementos que deben dejar de ser malas palabras.