Siguenos en:
Sábado
 7 de Diciembre de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
Miedo!!!
Miércoles,  6  de Noviembre, 2019
Miedo!!!

El Gobierno luce como un náufrago tratando de salir de la isla en la que cayó y observa que cualquier soplido o el más mínimo movimiento de agua va desprendiendo cada uno de los juncos de su balsa que están atados por el fraude. Está preso del miedo, no tiene de dónde agarrarse y un pedido de renuncia lo obliga a derogar un decreto, a aprobar un “bono de represión” para la Policía y a tratar de inventarse un atentado que no convenció a nadie.

Un día después, una simple carta genera pánico en La Paz. El régimen moviliza sus grupos de choque a la Ciudad de El Alto y protagoniza el acto de racismo y discriminación más flagrante de la historia del país, indigno para una sede de Gobierno y vergonzante para un “proceso de cambio”, que supuestamente había borrado de cuajo este tipo de actitudes, al menos en la parte occidental del país y con especial énfasis entre la militancia de esta “revolución cultural”.

Tiemblan mucho más cuando grupos de jóvenes y mujeres ponen “pititas” alrededor de las oficinas públicas o cuando comienzan a manifestarse algunos líderes que permanecían callados y que ya no pueden ignorar lo que está ocurriendo en el país. Hablan de golpe de estado, pero se dan cuenta que el “golpista” consigue adherentes en todos los rincones del país, incluso entre la ortodoxia política que primero critica algunos gestos temerarios y los tilda de radicales, pero luego de da cuenta que apunta al mismo problema, es decir, que Evo Morales es el único obstáculo que impide llegar a la solución a la crisis. ¿O acaso no es lo mismo rechazar la auditoría de la OEA, exigir la nulidad de las elecciones y pedir la renuncia del presidente? Pero hay quienes le tienen más miedo al ultimátum de Fernando Camacho o a su viaje a La Paz, que a los llamados a la violencia que constantemente hace el Gobierno.

El presidente Morales retoma en micrófono. No puede dejar de hacerlo, seguramente temeroso de volver al discurso belicista, provocador y burlesco que ha estado usando y que no hace más que irritar a la gente y fortalecer su lucha. Trata de moderar su verbo, pide esperar la auditoría de las elecciones, pero no deja de traslucir sus miedos. Les teme a los jóvenes, grandes protagonistas y guerreros insobornables en la defensa de la democracia. Trata de darles una cátedra de historia usando a la dichosa carta como centro del debate.

Le tiene miedo a la religión. Tanto atacar a la Iglesia y ofender a Dios y ahora se queja de la gente que ora en las esquinas, a la Biblia que llevaba Camacho en una de sus manos, a los cabildos que siempre empiezan encomendándose a Dios y a las celebraciones que se hacen en las rotondas y muchos de los puntos de bloqueo.

El Gobierno tiene miedo de irse, pero lo perderá cuando se dé cuenta que no podrá continuar en estas condiciones, con este racismo que ha incentivado, con el odio que ha provocado y con la violencia que está
desatando y que ni la Policía ni los militares están dispuestos a enfrentar.

El Gobierno tiene miedo de irse, pero lo perderá cuando se dé cuenta que no podrá continuar en estas condiciones, con este racismo que ha incentivado, con el odio que ha provocado y con la violencia que está desatando y que ni la Policía ni los militares están dispuestos a enfrentar.