Siguenos en:
Lunes
 8 de Marzo de 2021
Editorial/Opinión
Editorial
Liberalismo pandémico
Martes,  22  de Diciembre, 2020
Liberalismo-pandemico

Con el  rebrote de la pandemia, el gobierno de Luis Arce ha iniciado una estrategia absolutamente liberal en materia de salud, una suerte de “dejar hacer, dejar pasar”, confiado seguramente en que el chuño, los achachilas y las hierbas de los curanderos nos van a mantener a salvo.

Mientras que en Europa están volviendo a cerrar las fronteras y están clausurando los vuelos y en todos los rincones del mundo aplican medidas restrictivas y hacen esfuerzos por conseguir vacunas para la población, el presidente Arce confía en que la gente puede cuidarse sola y que en caso de urgencia, tiene la opción de la medicina tradicional, que según él, es muy efectiva contra el Covid-19.

La alcaldía de Santa Cruz había ordenado algunas restricciones, como la atención en los bancos y otros comercios de acuerdo al número de carnet de identidad, pero tuvo que retroceder, seguramente por presiones y en un comunicado hizo saber que está en la línea del gobierno central, es decir, dejar todo en manos de la responsabilidad de la población.

Desde ya, se puede advertir en este modo de enfrentar la pandemia una confesión implícita de las autoridades, que muestran así que el sistema hospitalario continúa sin condiciones para enfrentar una emergencia de grandes proporciones y tampoco van a realizar las inversiones necesarias, ni en equipamiento, personal o en medicinas porque la situación económica es sumamente precaria. De la vacunación masiva ni hablemos y lo más probable es que la gente tenga que arreglárselas con algunos de los remedios caseros que se hicieron famosos en los meses pasados. El gobierno no se hace responsable y lo advierte con toda claridad.

Es muy rara esta forma de socialismo que trata de aplicar Luis Arce, pues es muy conocido el énfasis que ponen los regímenes comunistas en el cuidado de la salud de los ciudadanos. La vigencia de una tiranía como la cubana estriba precisamente en la supuesta eficiencia del castrismo en la prestación de servicios básicos, cosa que ocurre también en las socialdemocracias europeas, donde atosigan a la gente con impuestos a cambio de una atención sanitaria de calidad y una educación envidiable.

En cierto modo, el control de la economía, el intervencionismo y la limitación de la iniciativa privada pueden justificarse en la medida en que se construye un estado benefactor que provee una serie de beneficios sociales de acceso universal y gratuito, pero en el caso del socialismo boliviano, Luis Arce quiere el control económico, pretende exprimir a las empresas y sonsacarle cada centavo que puede a la gente, a cambio de nada.

Así como confía en la gente para enfrentar un monstruo como la pandemia del Covid-19, debería hacerlo con la crisis económica. Con el virus ha levantado las manos porque confía en el instinto supervivencia de la población, que seguramente nos dará muchas sorpresas positivas. Pero si insiste en aplicar sus propias recetas e ignorar la capacidad individual para mejorar la productividad, en poco tiempo tendremos dos desastres en uno, dos enfermos en una cama.

En cierto modo, el control de la economía, el intervencionismo y la limitación de la iniciativa privada pueden justificarse en la medida en que se construye un estado benefactor que provee una serie de beneficios sociales de acceso universal y gratuito, pero en el caso del socialismo boliviano, Luis Arce quiere el control económico, pretende exprimir a las empresas y sonsacarle cada centavo que puede a la gente, a cambio de nada.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día