Siguenos en:
Miércoles
 26 de Febrero de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
La falsa nueva imagen del MAS
Lunes,  20  de Enero, 2020
La-falsa-nueva-imagen-del-MAS

Su condición de fugitivo parece haberle enseñado la primera lección a Evo Morales, quien siempre repetía “yo no puedo entender”, que nunca hizo el menor atisbo de autocrítica y que trataba de reflejar la imagen de un indígena inocente mal asesorado. 

En menos de una semana tuvo que retractarse sobre la amenaza de crear milicias armadas y también reconocer que fue un error haberse presentado por cuarta vez como candidato a presidente, cosa que hizo, según dijo, por petición del pueblo. 

Las respuestas no se hicieron esperar y en primer lugar, le recordaron al cocalero que el asunto de las milicias ya es cuento viejo, que siempre han funcionado, aunque no de la manera regular como sucedió en Cuba o en Venezuela, sino con sus propios mecanismos, como pasa con los sindicatos del Chapare que han creado su propia zona de exclusión; los “chuteros”, que hasta tuvieron su propia bancada en el Parlamento; las narco-comunidades que tienen varios policías muertos en su haber; los cooperativistas mineros, que se echaron encima a un viceministro o las hordas comandadas desde el INRA que tomaban haciendas en producción. 

La única diferencia es que esos grupos no alcanzaron a suplantar a las Fuerzas Armadas, las que se mantuvieron juntas al “proceso de cambio”, pero que no llegaron al revoltijo; que accedieron desfilar junto a los “ponchos rojos”, pero que no entregaron sus fusiles a los terroristas degolladores de perros. 

La otra aclaración es que la cuarta repostulación del prófugo (y también la tercera), fue un delito flagrante que partió justamente del desconocimiento del voto popular pronunciado el 21 de febrero de 2016 y de una sentencia de cuatro prevaricadores del Tribunal Constitucional. Todo eso, sin mencionar el descomunal fraude cometido el 20 de octubre de 2019, crimen que debe ser sancionado con todo el peso de la ley, lo que debe implicar, cuando menos, la inhabilitación de Morales para volver a ejercer un cargo público en el país.

No debe engañarnos cualquier gesto de racionalidad o de cordura que pueda surgir del MAS o de sus principales líderes, especialmente Evo Morales. Ellos usaron la democracia para acceder al poder, pero desde el primer día no hicieron otra cosa que destruir las instituciones y el estado de derecho.

Ahora ellos tienen claro que ningún boliviano volverá a aceptar sus métodos; no admitirá que las trampas políticas vuelvan a sobreponerse a las leyes y la Constitución y menos tolerar que los masistas usen nuevamente la presión, el bloqueo y la violencia para adueñarse de Bolivia. Por eso es que ahora apelan a la mirada reflexiva, como lo hacen Choquehuanca, Rodríguez Veltzé, Eva Copa o el propio cocalero y se muestran democráticos y respetuosos de las normas. La ventaja es que hoy tenemos a un nuevo ciudadano boliviano, más consciente y alerta sobre las estrategias envolventes que seguirá usando el MAS para recuperar su botín.

No debe engañarnos cualquier gesto de racionalidad o de cordura que pueda surgir del MAS o de sus principales líderes, especialmente Evo Morales. Ellos usaron la democracia para acceder al poder, pero desde el primer día no hicieron otra cosa que destruir las instituciones y el estado de derecho.