Siguenos en:
Viernes
 29 de Mayo de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
La era del aprendizaje
Viernes,  24 de Abril, 2020
La-era-del-aprendizaje

Una vez le preguntaron al presidente de la gigante de la tecnología IBM cuál era la clave del éxito. Sin titubear ni un solo segundo dijo que levantarse temprano y hacer una lista de las prioridades del día, le puede asegurar la prosperidad a cualquier persona.

La segunda respuesta del ejecutivo fue más sencilla todavía. Dijo que la mayor parte de su tiempo lo dedicaba a enseñar. Su rutina diaria consistía en hablar con decenas de empleados de la compañía con los que compartía experiencias y conocimientos que, lógicamente le ayudaban a la empresa a mejorar y sobre todo, a los funcionarios, a adquirir nuevas ideas y habilidades que a la postre se traducían en ascensos y, por supuesto, en mejores ingresos.

Cuán vigentes se mantienen ambos consejos en la era digital que estamos viviendo y especialmente en este momento tan crítico en el que nos han puesto la pandemia y el confinamiento, que nos obligan a buscar nuevas formas de trabajar y por ende a aprender cosas diferentes. No es exagerado afirmar que la emergencia nos pondrá ante el reto de reinventarnos pues la “normalidad” que conocíamos ya no volverá y a partir de ahora todo se hará de una forma distinta.

Los arquitectos ya están diseñando las oficinas del futuro, los hoteles se adaptarán al distanciamiento social y hasta las peluquerías o los consultorios odontológicos tendrán que hacer cambios profundos para seguir existiendo. Los restaurantes están volviendo a funcionar, pero ya no se puede pensar en el viejo modelo de comedor sin la presencia del reparto a domicilio, lo que pone al mesero en el dilema de convertirse en un repartidor o en un experto en marketing digital con habilidades para manejar promociones a través de las redes sociales.

Afortunadamente las herramientas tecnológicas y una nueva actitud de las nuevas generaciones que las hacen proclives a enseñar y compartir sus conocimientos  están facilitando las cosas. Una adolescente comentaba hace unos días cómo se atrevió a cortarles el pelo a sus hermanos y mostraba feliz los excelentes resultados. Todo lo que aprendió lo hizo en tiempo  récord a través de tutoriales de Youtube y eso es poco tomando en cuenta la increíble historia del lanzador de jabalina keniata Julius Yego que hizo historia en las Olimpiadas de Beijing de 2008 ganando una medalla de oro, tal vez el logro más difícil que puede alcanzar un ser humano. La deslumbrante hazaña la consiguió viendo videos en los que expertos, entrenadores y famosos deportistas transmitían sus secretos de la disciplina atlética.

El día en que Yego hizo esa confesión debería ser declarado como el inicio de la era del aprendizaje en la que todos, no sólo los que llevan el título de docentes, debemos convertimos en maestros y al mismo tiempo en estudiantes. Hoy es el momento preciso en el que aprendemos permanentemente, nos actualizamos de manera indefinida y usamos el conocimiento para enfrentar retos tan grandes como ganar una medalla o superar la pandemia que nos aflige.

Hoy es el momento preciso en el que aprendemos permanentemente, nos actualizamos de manera indefinida y usamos el conocimiento para enfrentar retos tan grandes como ganar una medalla o superar la pandemia que nos aflige.