Siguenos en:
Lunes
 25 de Marzo de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
La discordia está servida
Sábado,  15  de Diciembre, 2018
La-discordia-esta-servida

Con la decisión unilateral del Gobierno de mantener el pago del segundo aguinaldo para los trabajadores tanto del sector público como del privado, se ha servido la mesa de la discordia. Los empresarios privados no están de acuerdo con la medida y han manifestado en su oportunidad la necesidad de anular el doble aguinaldo con argumentos a tomar en cuenta. Por su parte, los trabajadores organizados en la Central Obrera Boliviana exigen que este beneficio sea pagado en el corto plazo y en efectivo. El Gobierno ha tratado de encontrar el “justo medio” señalando un tope salarial para recibir el doble aguinaldo y alargando el plazo de pago hasta marzo del año próximo.
 
El doble aguinaldo se ha establecido como un beneficio para la clase trabajadora cuando el crecimiento económico del país se acerque al cinco por ciento o más. Sin duda, ha sido un recurso político con la retórica de la distribución de ganancias. En un principio, pese a la reticencia de la empresa privada, el doble aguinaldo se ha pagado con dificultades para los empleadores. Sin embargo, en los últimos años la situación del país ha mostrado cifras cercanas al límite mínimo de crecimiento económico. De esta manera, el pago de este beneficio se ha convertido en una pesada carga difícil de asumir no solo por la gran empresa, sino por la media y pequeña, con claros efectos negativos.
 
La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia ha insistido en la anulación de la medida del doble aguinaldo. Han señalado que este beneficio, usado como recurso político afecta a la precaria economía del sector. Justamente, la esencia política del doble aguinaldo muestra su carencia de correlato económico lógico. Es un dispendio sin retorno que tiene efectos sobre el empleo, la propia intención de inversión y el desarrollo. Desde esta óptica, el pago del doble aguinaldo erosiona también las arcas de los gobiernos locales y del propio gobierno central, quitando recursos para la inversión en obras y actividades productivas, retrasando notoriamente el progreso y el desarrollo.
 
Resulta sensato señalar que el sector empresarial, en todos sus niveles, productor y de servicios, se ve afectado de manera negativa. Este efecto disociador llega con más fuerza a la mediana y pequeña empresa. Es justo coincidir que al disponer de recursos destinados a otros rubros, para cumplir con el pago del doble aguinaldo, se entra en la vorágine de las deudas y la demora de actividades relacionadas con la inversión, el aumento del empleo y el desarrollo. Todo parece indicar que el pago del doble aguinaldo incorpora al país en un círculo vicioso que se pretende resolver con paliativos. La invitación a invertir en la compra de productos nacionales es un ejemplo.
 
De acuerdo a las previsiones, el doble aguinaldo se pagará tanto en el sector público como en el privado, tomando en cuenta topes salariales, plazos máximos, pago en especies y otros detalles según regule el Gobierno. Sin embargo, para estas fiestas navideñas, la mesa de la discordia está servida. Porque los empleadores se esforzarán para cumplir con el beneficio, sumidos en problemas que quizás no se resuelvan. Los trabajadores exigirán su beneficio y ante las dificultades plantearán más problemas cuya atención generará descontento e inquietud. Las arcas locales y nacionales decrecerán por pagar el doble aguinaldo al sector público con recursos destinados a la inversión y atención de otros rubros de importancia. La mesa de la discordia está servida.

El pago de este beneficio se ha convertido en una pesada carga difícil de asumir no solo por la gran empresa, sino por la media y pequeña, con claros efectos negativos. Las arcas locales y nacionales decrecerán por pagar el doble aguinaldo con recursos destinados a la inversión y atención de otros rubros de importancia.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día