Siguenos en:
Lunes
 25 de Marzo de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
Industria en proceso de extinción
Domingo,  30  de Diciembre, 2018
Industria-en-proceso-de-extincion

La industrialización de un país es todavía uno de los indicadores más inequívocos del nivel de desarrollo, mientras que el atraso está asociado al modelo primario exportador. En un extremo está China, que ha sacado de la pobreza casi a 800 millones de personas en los últimos 20 años gracias al dinamismo que ha adquirido su economía, mientras que Venezuela es el paradigma opuesto y las consecuencias están a la vista.

El Gobierno boliviano no incurrió en el mismo suicidio que aplicó Hugo Chávez con la aniquilación del aparato productivo venezolano, pero la indiferencia, la ausencia de políticas de fomento, el enfoque en el estatismo, el aumento del costo salarial de las empresas, además del acoso impositivo y laboral están condenando a una muerte lenta a la incipiente industria nacional, cuyos representantes admiten que en este momento integran un sector en peligro de extinción.

Recientemente, la Cámara Nacional de Industria hizo un balance de la gestión que culmina y el resultado no puede ser peor. Aseguran que el sector ha acumulado en el 2018 un déficit en la balanza comercial superior a los 2.600 millones de dólares y el modelo económico los está arrastrando a la desaparición, pues el desajuste es superior en un 1,2 por ciento superior al de 2017.

En Bolivia, la industria apenas aporta con un tres por ciento al Producto Bruto Interno y en las condiciones actuales, con la falta de competitividad de las empresas bolivianas, la baja productividad, el contrabando y la fuerte carga de las reformas laborales impuestas políticamente, no tardará mucho en hacerse realidad en negro pronóstico que hacen los industriales.

No hace falta ser un experto para concluir que el escenario político-económico boliviano contribuye a desincentivar las inversiones, a mermar la producción y disminuir la generación del empleo. Estos factores son esencialmente sensibles en la industria, una actividad altamente riesgosa, compleja y con un altísimo aporte de capital, amenazado constantemente por la inseguridad jurídica y la inestabilidad de las políticas públicas.

El proceso de deterioro expuesto por la Cámara de Industrias es muy claro, pues en el 2016, el sector industrial tuvo un crecimiento del 6,2 por ciento, el año siguiente cayó casi a la mitad y en el 2018 tiende a bajar del tres por ciento, con el agravante del doble aguinaldo que se convertirá en el tiro de gracia para numerosos emprendimientos, especialmente los medianos y pequeños dedicados a las manufacturas donde el componente de mano de obra es más significativo. Las actividades más afectadas son las procesadoras de alimentos y bebidas, la industria textil, la manufactura de madera y cuero, las fábricas de cemento, la metalmecánica y también la producción de farmacéuticos. En algunos departamentos como Tarija y Chuquisaca, la industria prácticamente ha desaparecido.

El sector industrial ha acumulado en el 2018 un déficit en la balanza comercial superior a los 2.600 millones de dólares y el modelo económico los está arrastrando a la desaparición, pues el desajuste es superior en un 1,2 por ciento superior al de 2017.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día