Siguenos en:
Sábado
 7 de Diciembre de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
El plan macabro
Domingo,  17  de Noviembre, 2019
El-plan-macabro

Después de todas las trampas y delitos que ha cometido el dirigente cocalero, Evo Morales, pretende hacer creer a los bolivianos que su intención de volver al país es para dialogar y pacificar el país.

Pese a las críticas hacia la reciente entrevista que le realizó la cadena CNN al expresidente boliviano, la periodista mexicana Carmen Aristegui consiguió mostrar el plan macabro que lleva adelante el MAS y que consiste en devolverle el poder a Morales, vaya a saber con qué consecuencias, pues lo único que podría satisfacer al antiguo régimen y los grupos que tratan de incendiar el país es lograr la perpetuidad que no lograron a través del fraude colosal que montaron el 20 de octubre.

En el diálogo, Evo Morales reconoció que él es quien instiga a los cocaleros y a otros sectores a la violencia. No hacía falta, pues días después de los comicios ya había amenazado con cercar las ciudades “a ver si aguantan”, plan que se mantiene en marcha y que comanda desde la comodidad y la impunidad del refugio en México. Dice estar seguro que la conmoción no va a cesar hasta que él retorne al Gobierno y no deja lugar a dudas cuando afirma que “ahora sí que los movimientos sociales no pararán. Hoy me contacté con algunas bases e indicaron que no pararemos, pararán (corrige) hasta acabar con el golpe de estado”. 

Durante toda la entrevista, no sólo quedó al desnudo esta estrategia, ahora patrocinada por el gobierno mexicano, sino todo el proceso que siguió Evo Morales para convertirse en dictador, desde el momento en que desconoció los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 que le cerraban el paso a la repostulación y la reelección indefinida. Reconoció que su partido jamás pensó en la renovación del liderazgo en el MAS y admitió que recurrir a una nueva candidatura amparada en los derechos humanos fue un subterfugio jurídico poco convincente. Fue simplemente una decisión de algunos movimientos sociales y de su gabinete.

Morales sigue insistiendo que fue el ganador de las elecciones en primera vuelta, pero no explica por qué él mismo propuso anular el proceso electoral y llamar a una nueva votación, propuesta que hizo horas antes de que los militares bolivianos le sugirieran renunciar, pero  sí, después que la OEA diera a conocer un informe que confirmaba el fraude, delito que hoy también lo admiten los propios miembros del Tribunal Supremo Electoral que aseguran que las órdenes vinieron de arriba. Es tan tenebroso el plan, que hace pensar en que todo este escenario que estamos viviendo en Bolivia ya estaba previsto y tal vez algo peor. A ellos les queda claro que no existe otra forma de mantener el fraude más que a través de la violencia, justamente lo que ha hecho Nicolás Maduro en Venezuela en los últimos seis años.

Lo peor del plan de Evo Morales ya lo estamos viendo y la comunidad internacional muy pronto terminará de convencerse de lo que justamente sugirió Carmen Aristegui, que el líder que se está viendo hoy dista mucho de la imagen romántica que muchos tenían del indígena cocalero, quien no sólo recurre a múltiples engaños, sino que ejecuta un plan terrorista para volver al poder.

Lo peor del plan de Evo Morales ya lo estamos viendo y la comunidad internacional muy pronto terminará de convencerse de lo que justamente sugirió Carmen Aristegui, que el líder que se está viendo hoy dista mucho de la imagen romántica que muchos tenían del indígena cocalero, quien no sólo recurre a múltiples engaños, sino que ejecuta un plan terrorista para volver al poder.