Siguenos en:
Jueves
 12 de Diciembre de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
El miedo del Gobierno al voto
Lunes,  4  de Noviembre, 2019
El-miedo-del-Gobierno-al-voto

La voz se le quebró al ministro de Gobierno, Carlos Romero, este domingo, al referirse al ultimátum del Comité de Defensa de la Democracia (Conade) expresado por el líder cívico cruceño Luis Fernando Camacho, quien le dio 48 horas de plazo al presidente Morales para renunciar al cargo, término que se cumple este lunes 4 de noviembre a las 20,00.

El funcionario cree que ese es un llamado al derramamiento de sangre, interpretación totalmente equivocada, pues se trata precisamente de un nuevo intento por buscar una salida pacífica, luego de que han fracasado otras propuestas como la segunda vuelta, la anulación de las elecciones y el pedido cordial que hizo en varios cabildos, de que el primer mandatario dé un paso al costado para salir de esta grave crisis que atraviesa el país.

Los que se asustan por la exhortación lanzada a los pies del Cristo Redentor y la califican como un gesto antidemocrático, no sólo deberían tomar en cuenta que Evo Morales ha descartado todas las salidas pacíficas posibles, sino que ha sido él quien ha tomado la iniciativa de la violencia, opción que no ha hecho más que fortalecer el espíritu ciudadano que defiende el voto en las esquinas y debilitar la posición gubernamental que ahora se aferra a la victimización y la esperanza de que la auditoría de la OEA pueda descartar el fraude y evitar una nueva concurrencia a las urnas, donde el régimen quedará indefectiblemente fuera de combate.

Es más, el Gobierno ya ni siquiera confía en la OEA, porque en realidad no se fía de nadie. Ha solicitado hacer gestiones para que el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela) realice una auditoría paralela de las elecciones del 20 de octubre y seguramente seguirá recurriendo ante cualquier instancia con tal de esquivar el voto, huirle a la transparencia y desconocer cualquier dictamen emanado del pueblo.

A estas alturas, todos, incluyendo a las Fuerzas Armadas de Bolivia, saben que apostar por Evo Morales es inclinarse por una salida violenta, tal como lo sugirió el propio presidente en su cuenta de Twitter, al evocar justo ayer al ex presidente chileno Salvador Allende, quien salió muerto del palacio gubernamental el 11 de septiembre de 1973.

Muchos están esperando el as bajo la manga de Luis Fernando Camacho, pero cualquiera que sea el anuncio o la estrategia que comunique este lunes a la opinión pública, nada puede ganarle a la determinación de la gente de seguir defendiendo la democracia a través de un mecanismo absolutamente pacífico.


A estas alturas, todos, incluyendo a las Fuerzas Armadas de Bolivia, saben que apostar por Evo Morales es inclinarse por una salida violenta, tal como lo sugirió el propio presidente en su cuenta de Twitter, al evocar justo ayer al ex presidente chileno Salvador Allende, quien salió muerto del palacio gubernamental el 11 de
septiembre de 1973.