Siguenos en:
Miércoles
 20 de Marzo de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
El liderazgo de Brasil
Martes,  18  de Diciembre, 2018
El-liderazgo-de-Brasil

Cuando asumió Lula la presidencia de Brasil, el expresidente de Estados Unidos, George W. Bush le dijo que él era el más indicado para iniciar una nueva era en América Latina, con el liderazgo brasileño a la cabeza, dejando entrever que los norteamericanos ya no quieren asumir el papel de tutores del continente, definido continuamente como el “patio trasero” de los yanquis.

Estados Unidos ha cumplido fielmente su promesa de no volver a intervenir en los asuntos latinoamericanos.

Ha mirado de palco cómo proliferaron los regímenes socialistas, rabiosamente antiestadounidenses; ha tolerado que le expulsen sus embajadores, que saquen a patadas a la DEA y a la agencia de cooperación norteamericana, USAID, sin tomar represalias de ningún tipo. Es más, el país del norte se mantiene como socio comercial primordial de Bolivia o Venezuela, dos de las naciones más díscolas con Washington.

Lamentablemente el que falló fue Lula, no solo por promover la expansión de los regímenes autoritarios, violadores de los derechos humanos, sino por tolerar y ser cómplice del incremento del narcotráfico, por debilitar la justicia y la democracia, por hacer pactos con regímenes que llevan adelante un expansionismo espurio como Rusia, Irán o China y finalmente, por hacer de la corrupción un modelo político que estimuló como nadie en la historia de su país y del continente.

Nadie volvió a hablar del tema. Pasaron Dilma Rousseff y Michel Temer, con Brasil arrastrando los mismos problemas que lo han llevado a la crisis política y económica más complicada de su historia y a los brasileños a optar por una alternativa totalmente distinta.

Hace unos días, ante la inminencia de la asunción del nuevo presidente Jair Bolsonaro, Estados Unidos retomó la idea del liderazgo latinoamericano, una responsabilidad que el mandatario ha comenzado a asumir antes de prestar su juramento.

Algunos creen que Bolsonaro ingresará a Brasil pateando puertas y con el mismo talante revanchista que ha caracterizado a los gobiernos populistas. Pero la postura asumida por el nuevo mandatario difiere mucho de los prejuicios que han construido en su contra. Un ejemplo de ello ha sido el caso de los médicos cubanos, a quienes les ofreció asilo y trabajo a cambio de que dejen la esclavitud a la que son sometidos por la dictadura castrista y convaliden el título universitario. Cuba no aceptó el nuevo trato no solo porque se niega a dejar el chantaje hacia los profesionales, sino porque aparentemente los enviados eran un fraude.

Bolsonaro ha sido cauto a la hora de referirse a las políticas que aplicará en la lucha contra el crimen y su posición contraria a la pena de muerte no ha dejado lugar a dudas. En lo que ha sido tajante ha sido en el rechazo a la dictadura venezolana y de hecho, la primera decisión ha sido no invitar a Nicolás Maduro a su posesión. Ese es el liderazgo que hace falta, uno que se incline incondicionalmente por la democracia.

Bolsonaro ha sido tajante en el rechazo a la dictadura venezolana y de hecho, su primera decisión ha sido no invitar a Nicolás Maduro a su posesión. Ese es el liderazgo que hace falta, uno que se incline incondicionalmente por la democracia.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día