Siguenos en:
Lunes
 16 de Septiembre de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
El juicio del siglo
Viernes,  24 de Mayo, 2019
El-juicio-del-siglo

Puede que el argentino Mauricio Macri no lo esté haciendo muy bien a la hora de ordenar todo el desastre que dejaron los 12 años de dinastía Kirchnerista, pero es probable que se convierta en un líder histórico para su país y para América Latina, que lamentablemente no ha hecho todos los esfuerzos necesarios para combatir el populismo que tanto daño y atraso han causado a nuestros países.

Si no sucede algo catastrófico, Macri podría convertirse en el primer presidente no peronista, en terminar su mandato en casi 80 años. En este tiempo, todos los mandatarios contrarios al partido fundado por Juan Domingo Perón, entre ellos los más honestos y eficientes que ha tenido el vecino país, como Arturo Illia, Arturo Frondizi y Raúl Alfonsín, tuvieron que abandonar su mandato acoquinados por el golpismo justicialista que se vale de las grandes mafias sindicales y de retrógrados sectores del ejército que siempre han rodeado a este partido, extremadamente hábil para hacer acrobáticos giros políticos e ideológicos, desde las líneas de la extrema derecha, pasando por el liberalismo y el mamotreto del “Socialismo del Siglo XXI”.

El peronismo fue capaz de sumir en el tercer mundo a un país que ya era una potencia mundial cuando Corea del Sur, Australia o Singapur apenas estaban surgiendo. De la mano de la “justicia social”, que no es otra cosa que quitarle a los que trabajan y producen para alimentar a la mitad de la población que vive del Estado, de los puestos supernumerarios, de los subsidios, rentas y asignaciones, el populismo argentino se ha vuelto una fuerza invencible de más de 20 millones de individuos que añoran e idolatran a Cristina Fernández, la que más profundizó este modelo perverso de sociedad, el mismo que funciona en Cuba o en Venezuela, con la diferencia que los peronistas usan el libre mercado y la democracia formal con mucha pericia para sostener algo muy parecido a la “dictadura perfecta” que imperó en México durante ocho décadas.

El otro elemento inédito es la aplicación de la justicia a la plana mayor del cártel Kircherista, entre dirigentes, funcionarios de alto rango y ministros que protagonizaron el saqueo de las arcas públicas más vergonzoso que se haya producido en la historia. El único parangón en relación al proceso en marcha, es el juicio a los comandantes, jefes y oficiales que condujeron la dictadura militar de 1976-1983, aunque el genocidio cometido por estos autócratas es mínimo en comparación con las épocas más duras del peronismo, algo de lo que los historiadores e intelectuales argentinos no hablan ni opinan.

Toda esta historia de impunidad y de discrecionalidad peronista podría acabarse o por lo menos comenzar a caerse con el juicio recientemente instalado contra la expresidente Cristina Fernández, cuyas influencias estuvieron a punto de torcer la voluntad de la Corte Suprema de Justicia y causaron el repudio generalizado en la opinión pública. Ayer fue Lula, hoy puede ser Cristina. Buenas noticias para la democracia continental.

Ayer fue Lula, hoy es la argentina Cristina Fernández la que está en el banquillo de los acusados. Son buenas noticias en la lucha contra el populismo y por el fortalecimiento de la democracia en la región.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día