Siguenos en:
Lunes
 25 de Marzo de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
El delito de producir
Jueves,  20  de Diciembre, 2018
El-delito-de-producir

No les des pescado, enséñales a pescar”, dice un refrán que reprueba el asistencialismo, clave de todas las formas de autoritarismo que construyen su poder a fuerza de doblegar a las masas con el hambre y mantenerlas con el brazo extendido esperando su limosna. Lo que ocurre es que el socialismo, el populismo y otras formas parecidas de administrar la cosa pública, no quieren que la gente descubra todo su potencial, que desarrolle sus habilidades, pues se convertiría en un elemento peligroso para el estado y las élites parasitarias que lo controlan.

La gente no necesita que el estado le enseñe nada; ya sabe pescar, trabajar y producir, surgir y progresar y solo hace falta que lo dejen, que no le pongan trabas, que no lo apoquen diciéndole que no vale nada y que el Estado se encuentra por encima de él; que no es capaz de sacar a flote su individualidad porque la colectividad está primero y que todos, hasta el más perezoso y mediocre merecen una parte de las ventajas que le reportan su esfuerzo e iniciativa, pues de lo contrario será considerado un elemento detestable de la sociedad, un ser despreciable, egoísta y perverso.

Así deben sentirse los pocos (poquísimos en realidad) emprendedores que son obligados a sentarse en el confesionario estatal a mostrar las radiografías de sus unidades productivas y tramitar una prórroga para el pago del doble aguinaldo. Durante años vienen sufriendo el acoso del Gobierno que los extorsiona con normas, trámites, multas, fiscalizaciones y pese a todo no se convence de las vicisitudes que enfrentan las empresas para subsistir en medio de tantas medidas populistas destinadas a crear una falsa impresión de “distribución de la riqueza”, fórmula que vienen aplicando todos los regímenes socialistas que no han hecho más que generar ruina y escasez.

En la platea braman los dirigentes de la Central Obrera Boliviana. Lo hacen como la plebe romana en el coliseo pidiendo las cabezas de los cristianos; gritando para que los leones se los devoren y que les den a probar una pizca de sus restos. Qué moral pueden tener esos dirigentes que hace décadas vienen lucrando con la política, que se han convertido en los parásitos mejor alimentados del régimen, mientras el trabajo se deteriora, el desempleo aumenta y la pobreza sigue multiplicándose.

El INE, Impuestos Internos, la Aduana, las autoridades de fiscalización y todas las instancias públicas que no le quitan el dedo de encima a las empresas conocen muy bien la situación interna de cada una de ellas; la han discutido durante varios meses, mientras se gestionaba una forma racional para el pago del doble aguinaldo. Pese a ello, el régimen las humilla y las somete a un trámite para otorgarles una suerte de “certificado de recesión”, un carnet que confirme la situación crítica en la que se encuentran. Al menos se puede esperar que los analistas, que jamás han trabajado ni producido nada, al menos aprendan algo sobre emprender, arriesgar e insistir en trabajar en medio de tanta irracionalidad.

Durante años las empresas vienen sufriendo el acoso del Gobierno que las extorsiona con normas, trámites, multas, fiscalizaciones y pese a todo no se convence de las vicisitudes que enfrentan las empresas para subsistir en medio de tantas medidas populistas.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día