Siguenos en:
Miércoles
 26 de Febrero de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
El Gobierno del ciudadano
Sábado,  25  de Enero, 2020
El-Gobierno-del-ciudadano

El cocalero prófugo no paraba de decir (y lo sigue haciendo) que él no quería repostularse una y otra vez y que lo hacía por pedido del pueblo. Aquello era una verdad a medias, puesto que la decisión la tomaban entre cuatro o cinco de sus colaboradores, pero lo cierto es que Bolivia siempre ha sido dominada por una actitud perniciosa, proclive al caudillismo, hermano gemelo del autoritarismo.

Hasta que lo bolivianos se acobardaron de los abusos y la corrupción, flotaba en el aire la idea de que sin Evo Morales este país era ingobernable. Eso no solo lo pensaban sus seguidores, sino también sus detractores, hecho que se constata en el miedo que los invadió en todo este tiempo y, lo que es peor, la sumisión y las reticencias a lograr la unidad, única manera que permitió lograr la libertad. Hasta un día antes del 20 de octubre nadie quería unirse, todos querían ir por su lado y el único que dio el paso adelante fue el ciudadano. Una conducta similar justamente se está observando en este momento y el único beneficiado resulta ser el MAS, que no ve la hora de reinstaurar su régimen delincuencial.

En otras palabras, el único que puede atribuirse la victoria de noviembre es el pueblo, los jóvenes, las mujeres, los vecinos y todos aquellos que se mantuvieron firmes en las calles hasta lograr la rendición del caudillo. Y si hoy tenemos un buen gobierno, si se ha logrado la pacificación y se está consiguiendo hacer justicia en torno a los hechos más vergonzosos ocurridos en el pasado, es gracias a la energía de la gente que se hace sentir en todas direcciones. Gracias al ciudadano incluso tenemos una buena oposición. Los masistas no han conseguido bloquear ni entorpecer las acciones de la administración gubernamental, no han podido aplicar la impunidad y son los artífices de que el cocalero esté hoy aislado, hablando solo y tomando decisiones que ni siquiera son aceptadas por sus aliados.

La única que le sigue fallando al país es la conducta de algunos políticos que no solo buscan adueñarse del triunfo, sino también secuestrar nuevamente a la democracia con la idea de que solo existe un salvador o una salvadora, capaz de restaurar el estado de derecho, consolidar la pacificación y conducir a Bolivia por el sendero de la prosperidad. Ni el más preclaro de los líderes, ni el más capaz o el más astuto podría conseguirlo sin la fuerza de la gente. Eso le hicieron creer a Evo Morales y los resultados están a la vista.

Lamentablemente hay quienes pretenden arrebatarle esa conciencia al ciudadano, quieren que vuelva a creer en caudillos, mesías, salvadores o salvadoras, para poner nuevamente al país a merced de líderes arbitrarios, que históricamente han actuado de espaldas a la población, en función de sus intereses y de sus apetitos personales. Esa forma de ejercicio del poder corrompe a cualquiera.

La única que le sigue fallando al país es la conducta de algunos políticos que no sólo buscan adueñarse del triunfo , sino también secuestrar nuevamente a la democracia con la idea de que sólo existe un salvador o una salvadora, capaz de restaurar el estado de derecho, consolidar la pacificación y conducir a Bolivia por el sendero de la prosperidad.