Siguenos en:
Miércoles
 18 de Septiembre de 2019
Editorial/Opinión
Editorial
Con licencia para invadir
Lunes,  19 de Agosto, 2019
Con-licencia-para-invadir

Un recorrido periodístico por la zona sur de la ciudad ha puesto en evidencia la invasión de espacios que corresponden al peatón por parte de negocios, talleres y comercios. Sin la menor consideración, los propietarios de negocios, talleres mecánicos, carpinteros, comercio de productos de construcción y otros, se han dado a la tarea de ocupar las aceras con los productos que ofrecen quitando el natural espacio para el tránsito de peatones. Esta impostura no sólo pone en riesgo la integridad física de la ciudadanía de a pie, sino que constituye una flagrante transgresión de las normas municipales que regulan este asunto. Sin embargo, los transgresores han manifestado que lo hacen con el permiso y venia de autoridades ediles de Espacios Públicos.
 
Esta situación puesta al descubierto explica el porqué de la invasión de las aceras por los comerciantes legales a lo largo y ancho de la ciudad, y con mayor razón en las zonas de expendio de diversos productos y en las cercanías de los mercados públicos. Es posible deducir que quizás cuentan con la licencia para expandir sus negocios en detrimento de la seguridad y comodidad de los peatones. Sin duda, esta viene a ser una inexplicable contradicción entre lo que se dice y se hace desde el seno del Gobierno Municipal. Por muy ancha que sea la acera, ésta debe estar libre para el tránsito peatonal y no para que se la ocupe con los productos de comerciantes. Peor es la situación donde talleres mecánicos, de carpintería y otros trabajan ocupando largamente la acera.
 
Por ese camino, el desafío del reordenamiento de los mercados y del propio tráfico vehicular resultan saboteados desde adentro. Y, por supuesto, el acatamiento de las normas municipales queda en entredicho justamente porque unos cuantos obtienen prerrogativas y privilegios a costa de espíritu de colaboración de los que pretenden ser legales y cumplidores de las normas y ordenanzas. La invasión de las aceras viene a ser un asunto de larga data, pero que salta a la palestra cuando se trata de recuperar los espacios públicos, especialmente aquellos que tienen que ver con la seguridad y el tránsito peatonal. Si de verdad se pretende una ciudad renovada, limpia, segura, amigable y habitable, conviene desterrar este tipo de incoherencias ediles internas
 
De alguna manera se llega a comprender el desparpajo de los invasores de aceras, de esos pocos espacios destinados al peatón. Se ha mencionado que el ancho de las aceras en algunas zonas resulta un argumento para la ocupación de las mismas por transgresores con licencia municipal. La lógica indica que quizás las autoridades ediles han construido esas aceras con el propósito de darles ciertas comodidades a los comerciantes, artesanos, mecánicos y otros, a cambio de permisos que resultan un despropósito que causa vergüenza propia y ajena. La primera impresión de este asunto es que todavía el municipio no ha privilegiado al ciudadano de a píe. Una muestra es la escasez de puentes peatonales, señalética protectora, uniformidad de aceras y otras falencias
 
Por esas razones que saltan a la vista y por las irregularidades que se han manifestado con la ocupación de las veredas, las autoridades municipales están en la obligación de despejar las dudas y brindar las explicaciones del caso. Finalmente, tendrán que poner las cosas en orden si buscan se respete el principio de autoridad como corresponde. Conviene señalar que las normas ediles se han promulgado para que el Ejecutivo municipal las haga cumplir pese a quien le pese. La máxima que dice “cuando la ley es pareja, nadie se queja” ilustra sobre la reticencia a respetar las normativas. Quizás perciben que es mejor actuar de manera ilegal antes que someterse a la legalidad. En todo caso, el gran reto estriba en recuperar los espacios públicos para los peatones.

La primera impresión de este asunto es que todavía el municipio no ha privilegiado al ciudadano de a píe. Una muestra es la escasez de puentes peatonales, señalética protectora, uniformidad de aceras y otras falencias.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día