Siguenos en:
Jueves
 26 de Noviembre de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
Chile, a un paso del precipicio
Sábado,  24 de Octubre, 2020
Chile,-a-un-paso--del-precipicio

Este domingo, los chilenos acudirán a las urnas para decidir si se cambia o no la constitución política del estado, vigente desde 1980 y aprobada durante el régimen militar de Augusto Pinochet. Desde entonces, la carta magna ha sido reformada en distintas ocasiones, pero esta vez, sectores radicales que han provocado las mayores convulsiones de la historia del país, han presionado para realizar cambios estructurales que podrían sellar un destino funesto para el país que más logros democráticos, económicos y sociales consiguió en los últimos 40 años en América Latina.

Más de la mitad de ese periodo Chile estuvo en manos de una coalición de izquierda que recibió el poder de manos de Pinochet en 1990. Ninguno de esos gobiernos hizo cambios sustanciales en la Constitución, las leyes y el funcionamiento de las instituciones que propiciaron reformas que permitieron a Chile abrirse al comercio internacional, incrementar las exportaciones, reducir drásticamente los índices de pobreza y colocar al país en niveles admirables en el estado de derecho, las libertades individuales y la transparencia.

Durante todo ese tiempo, los regímenes izquierdistas fustigaron incesantemente los excesos cometidos por la dictadura, pero ninguno tocó las reformas introducidas entre 1972 y 1990 que lograron la modernización de Chile, país que se desmarcó del resto de las naciones de América Latina, donde la inestabilidad, el estatismo, la falta de respeto a las leyes, la corrupción y la demagogia siguen siendo obstáculos invencibles.

Desgraciadamente Chile no se pudo librar de las garras del populismo que ha estado ocasionando desastres económicos y políticos en la región. Desde que asumió el poder la presidenta Michelle Bachelet, en 2006, el país tomó el rumbo de la desinstitucionalización, los escándalos y las típicas políticas prebendalistas que dañaron las finanzas públicas y que han inflado las expectativas de sectores de la población que pretenden que la nación gire hacia el modelo que ha destruido a Venezuela, Argentina, Cuba y que llevará por el mismo camino a Bolivia, de retomarse el proyecto castro-chavista que se interrumpió el año pasado.

El mundo ha sido testigo de la capacidad destructiva de los grupos que, paradójicamente, proponen mejores días para Chile, que desconocen los grandes logros que tenido su país y cuyo proyecto es hacer lo mismo que hizo Chávez, Maduro, Castro y toda la caterva de aventureros que son capaces de cualquier cosa, incluso llevar a una potencia petrolera hacia una catástrofe humanitaria.

Viendo lo que ha ocurrido recientemente en Bolivia, la impotencia de no poder con la dictadura atroz que mantiene de rehenes a los venezolanos, no queda más que pensar que la prosperidad de Chile que lo convirtió en una isla en medio de tanta frustración latinoamericana, fue nada más que un accidente histórico y que el destino común del continente es la tragedia que arrastramos desde hace 200 años.

Viendo lo que ha ocurrido recientemente en Bolivia, la impotencia de no poder con la dictadura atroz que mantiene de rehenes a los venezolanos, no queda más que pensar que la prosperidad de Chile que lo convirtió en una isla en medio de tanta frustración latinoamericana, fue nada más que un accidente histórico y que el destino común del continente es la tragedia que arrastramos desde hace 200 años.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día