Siguenos en:
Miércoles
 15 de Julio de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Economía
Según estudio del Banco Mundial en inversión sanitaria
Bolivia luce en la cola en gasto per cápita en salud
Contexto. Mientras el promedio de la región de América Latina y el Caribe es de USD 1.026, por persona al año; nuestro país destina un gasto de USD 480.
Domingo,  21 de Junio, 2020
Bolivia-luce-en-la-cola-en-gasto-per-capita-en-salud

Que el arribo del coronavirus, a la región latinoamericana, no encontró desprevenidos a todos, no es una sorpresa. Un estudio presentado esta semana por la División de Salud de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Banco Mundial, da cuenta que el gasto per cápita en salud de América Latina y el Caribe, se ubica en USD 1.026 al año; en cambio, Bolivia se encuentra entre los últimos diez países de 33 de la región, con solo USD 480 por persona al año. 

Eso significa, señala el estudio, que la región dedica a la salud solo una cuarta parte de los USD 3.994 por persona al año que se gastó en los países de la OCDE (ajustado por el poder adquisitivo).

“Al mismo tiempo, la capacidad de los sistemas de salud también es considerablemente menor, incluida la habilidad de proporcionar acceso a servicios de buena calidad a los grupos más vulnerables”, señala el documento. 

El estudio muestra que los cinco países mejor ubicados en gasto per cápita en salud al año son: Cuba (USD 2.484), Trinidad Tobago (USD 2.206), Chile (USD 2.182), Uruguay (USD 2.102) y Argentina (USD 1.907). En cambio, en la región sudamericana, por debajo de Bolivia, solo se encuentran Guyana (USD 385) y Venezuela (USD 141).

El panorama de la salud. El estado general de salud de la población ha mejorado, pero el progreso sigue siendo desigual entre los países y dentro de ellos, a nivel de Latinoamérica y el Caribe 2020, enfatiza el informe. Plantea que el gasto total en salud en los países de la región corresponde a un 6,6 % del PIB, inferior al 8,8 % en los países de la OCDE. El gasto varió entre un 1,1 % en Venezuela hasta un 11,7 % en Cuba y 9,2 % en Uruguay en 2017. 

En Bolivia, pese al crecimiento económico registrado entre el 2006 y 2014, con un auge de bonanza económica como fruto de los buenos ingresos del gas, vertiginosos en esos años, el mismo contrastó notoriamente con la inversión en salud. Por entonces los recursos destinados para la salud no pasó del 6 % anual con relación a lo presupuestado. Y en época de desaceleración económica entre el 2014 y 2020, el promedio no pasó del 3 %. En ese periplo, llegó a Bolivia, el COVID-19 que hoy es una pandemia, cuyos índices siguen en ascenso.

El gasto de salud por esquemas gubernamentales y seguros de salud obligatorios representan un promedio de 54,3 % del gasto total en salud en América Latina y el Caribe, significativamente menor que el 73,6 % en la OCDE. Esto muestra que los sistemas de salud en toda la región dependen en gran medida del gasto de bolsillo o de seguros privados complementarios de los hogares. Honduras, Haití y Guatemala tienen las mayores proporciones de gasto privado, mientras que Cuba y Costa Rica tienen las más bajas.

Una tarea pendiente en coyuntura. El estudio menciona que queda mucho por hacer para mejorar la eficiencia, la efectividad y el buen uso del gasto en salud. Si bien, en este momento América Latina está luchando por responder a los principales desafíos de la pandemia de COVID-19, se necesita una seria reflexión no solo sobre cómo asegurar más fondos sino también sobre cómo gastar mejor los recursos en salud.

En ese contexto, el Gobierno de Áñez, cuando ya se tiene 90 días de cuarentena sanitaria, más de 22.000 contagiados y más de 700 muertos, en los últimos días ha decidido destina al menos Bs279 millones solo para la atención de COVID-19 en los 339 municipios del país.

Sin embargo, el país sigue esperando la aprobación de la Ley 10 % de asignación presupuestaria para la salud, que se encuentra anclada en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) a expensas de la voluntad política de los diputados y senadores en su mayoría del partido Movimiento Al Socialismo, del ex gobernante Evo Morales. 

10 Por ciento
Para salud. Es el reto que Bolivia espera se convierta en ley.


Panorama

El informe destaca que la asignación deficiente del gasto en salud está desacelerando el progreso hacia la cobertura universal de salud en América Latina y el Caribe. Por ejemplo, el menor desarrollo de sistemas de información de salud son un impedimento importante. 
 
En 22 países de ALC, un promedio del 10 % de todas las muertes nunca se informan en las bases de datos de mortalidad pública. Esto significa que a menudo falta una imagen confiable de la salud de la población. 
 
Según el Barómetro Global de la Corrupción, el 42 % de los encuestados en 12 países de LAC consideraba que había problemas de corrupción en el sector salud. 
 
La mayoría de los países de la región tienen un sistema de salud fragmentado con subsistemas paralelos que tienen mecanismos múltiples y superpuestos de gobernanza, financiamiento y provisión de servicios, lo que dificulta dirigir los recursos hacia donde más se necesitan de manera eficiente.
 
El informe también destaca cómo la calidad de la atención en ALC es a menudo deficiente. En 12 de los 33 países de LAC no alcanzan los niveles mínimos de inmunización recomendados por la OMS para prevenir la propagación de la difteria, el tétanos y la tos ferina (90 % de la población objetivo) y 21 de los 33 no logran este objetivo para el sarampión (95 % de la población objetivo). 
 
Esto indica las dificultades que probablemente tendrán los países para hacer que una futura vacuna COVID-19 esté disponible para toda la población. Entre los 6 países de ALC con datos disponibles, las mujeres con diagnóstico temprano de cáncer de mama tenían una probabilidad del 78 % de subsistir al menos 5 años.
 
La probabilidad de sobrevivir en la población adulta de cáncer de colon era del 52 % y para el cáncer de recto era del 46 %, todas muy inferiores a las tasas de supervivencia del 85 %, 62 % y 61 %, respectivamente, observadas en los países de la OCDE.

 

Ismael Luna Acevedo iluna@eldia.com.bo