Siguenos en:
Martes
 12 de Noviembre de 2019
Dia 7
Despiadada explotación de oro en la amazonía
Humedales. El parque cuenta con dos sitios Ramsar de los 11 que se hallan localizados Ramsar de los 11 que se hallan localizados en todo el territorio nacional.
Domingo,  9 de Junio, 2019
Despiadada-explotacion-de-oro-en-la-amazonia
Ref. Fotografia: Imponente. El río Kaka, un afluente que desemboca la extensa cuenca del río Beni, es el más castigado por dragas y dragones chinos y colombianos por el oro.

La explotación ilegal del oro aluvial no tiene tregua en los ríos de la naciente amazonía del norte de La Paz. En menos de un año, según denuncias de los pobladores de Teoponte, Guanay, Mapiri, entre otras comunidades sobre todo indígenas, la presencia de gigantes maquinarias chinas y colombianas se ha tripliclado en la zona y en los diversos afluentes que hacen al extenso río Beni. 

El hecho es que la actividad aurífera, sin control alguno, se expande de manera despiadada, con graves impactos ambientales y con un irreparable daño a la vida silvestre y la salud humana, como efecto del uso del mercurio con alarmantes niveles. Esta situación, según los propios habitantes de la zona, muestra evidentes signos de contaminación de las aguas de los ríos, con efectos directos en la vida acuática y silvestre. 

"Los peces en los ríos Kaka y Mayaya que dan al Beni están contaminados, lo cual es un atentado a la salud y vida de las personas. Esto es una muestra de que en esta zona no hay Estado o sencillamente el mismo brilla por su ausencia. Los chinos y colombianos hacen lo que mejor les parece", narra Domingo Ocampo Huasna de la Comunidad Torewa, de origen Mosetén. 

El hecho es que día que pasa, se evidencian gigantes maquinarias comunmente denominados 'dragones chinos' y dragas colombianas, unas siete cribas grandes (que procesa la grava del río para sacar oro), unas veinte carancheras, numerosos tractores orugas, volquetas y embarcaciones que facilitan el trabajo y extracción del preciado mineral como es el oro, reportan los pobladores en la zona.

Una preocupación que inquieta. Alex Villca Limaco, ardiente defensor de la Amazonía e indígena Uchupiamona, en contacto con El Día, informa que el Río Beni, que se nutre de numerosas cuencas tributantes como los ríos: La Paz, Kaka y Tuichi, los cuales a su vez reciben agua de otros tantos pequeños ríos y arroyos,  están siendo afectados por la explotación ilegal de oro. 

"Las regiones más golpeadas por la minería ilegal son los municipios de Teoponte, Guanay, Tipuani y Mapiri. Solo en el trayecto del Rio Kaka, que va desde la desembocadura en Río Beni hasta la población de Mayaya, se pudo contabilizar la existencia de una veintena de dragones chinos y dragas colombianas",  explica Vilca. 

Esos desplazamientos, según Ocampo, unas 7 cribas grandes (apostados en las orillas del río), unas veinte carancheras, numerosos tractores orugas, volquetas y embarcaciones que facilitan el trabajo y extracción del preciado mineral como es el oro. 

Para un expedicionario que presta servicios de trasporte por la zona, que evitó dar su nombre por miedo a represalias, señala que entre Teoponte y Yuquimuni, en un recorrido de al menos 12 horas de viaje navegande por el río Kaka, se visibilizan en un 70% de dragas y dragueros chinos. 

Fernanda Castro Purrán, de la Nación Mapuche Pewenche de Chile, en su reciente visita a la zona afectada junto a Villca, confesó estar sorprendida por la explotación ilegal sin ningun respeto por el medio ambiente.

"He leído el discurso de Evo Morales porque se cree desde afuera que está protegiendo la naturaleza y da mucha frustración saber que no es así. Es impresionante lo que está sucediendo", relató vía una red social.
En tanto entre las poblaciones de Teoponte, Guanay, Chana y Tomachi, se evidencian maquinarias de explotadores de oro aluvial colombianos. 

"En la Comunidad de Yuquimuni, había una parte de una propiedad de Pedro Espinoza, tres dragas chinas. Lógicamente no se puede contabilizar, hay playas muertas, desérticas porque las han dragado todo. Hay promontorios de piedras, donde los turistas no se animan a visitar", describe Ocampo.

Una actividad en la incertidumbre. Ninguno de los consultados por El Día, supo responder con certeza a qué se atribuye que tan fácilmente se asientan los explotadores de oro Chinos y Colombianos, algunos disfrazadas en cooperativas auríferas nacionales fantasmas. "Aquí nadie dice nada, nadie quiere decir nada, todo es un misterio", señala un comunario desde la zona. 

Sin embargo, los conocedores del lugar y las pueblos sobre todo indígenas que habitan en la amazonía, saben que algunas comunidades como ser las Tierras Comunitarias de Orígen (TCOs) se han prestado a la actividad de supuestos inversionistas extranjeros a cambio de algunos dádivas de susbsistencia. 

"No se sabe cuánto oro están sacando, tomando en cuenta el número al menos de 20 dragas que operan en los ríos y  a los costados están otro número de máquinas como las Cribas, que hacen el lavado de la grava con oro", señala Ocampo. 

Para el activista Villca, los pueblos indígenas que habitan en la zona, guardan silencio en la zona, sus autoridades locales han sido cooptados y fragmentados, no tienen capacidad de reacción. "Nadie exige el cumplimiento de las normativas, como por ejemplo la consulta previa, libre e informada estipulada en el Art 30 de la CPE", menciona Villca, al lamentar una ausencia total del Estado en la zona.

Situación adversa para la región y pueblos indígenas de tierras bajas

Desconsuelo. Lo alarmante, según testimonios de los pobladores de Teoponte, Tipuani, Guanay y los indígenas que habitan en el entorno del Madidi y el Pilón Lajas sobre el río Beni, es que las autoridades locales, si bien denotan su preocupación e hicieron denuncias ante las intantcias nacionales  correspondientes, no tienen resultados favorables. "Existe un sometimiento a las instancias superiores de gobierno y se han convertido en cómplices del saqueo y destrozo de los recursos naturales", sentencia el activista Alex Villca.

Derrame. Los pobladores de Teoponte denuncian que a 100 kilómetros del municipio, en noviembre de 2018, un 'dragón' chino que explotaba oro en el río Kaka, se hundió con 1.000 kilogramos de mercurio. "Nadie dijo nada y menos las autoridades locales", dijo un comunario en contacto con El Día. Domingo Ocampo, indígena de la zona señala que los ríos están absolutamente contaminados de mercurio.
 
Bandas criminales. La presencia de compañías chinas, colombianas, incluso peruanas, ecuatorianas, rusas en la zona, sin duda son una amenaza para la propia ciudadanía, señalan los pobladores. Además, se menciona que estarían asociadas a bandas criminales, donde la actividad es desarrollada por puro extranjeros. En el caso de los chinos, serían ciudadanos que su país guardaban prisión por diversos delitos penales.

70% de las dragas
Son de supuestos empresarios chinos que operan en diversos afluentes que hacen al río Kaka y el mismo desemboca en el río Beni

30% de presencia colombiana
Supuestos empresario de dicho país, según testimonios, opera asociada a cooperativas fantasmas donde la posesión de las cuadrillas es TCOs

0% De presencia del Estado
Según el relato de los entrevistados por El Día, la zona es tierra de nadie y menos del Estado. Es incesante la actividad ilegal del oro.


Travesía en fotos

Patético: Una draga colombiana se divisa muy mimetizada, en plena operación en la explotación del oro sobre el Río Beni, proximo al límite del Parque Nacional Madidi.

Elocuente: Dragon Chino sobre elrío Kaka, proximo a la confluencia con el río Beni.  En toda una travesía de 12 horas de viaje en pequeñas lanchas se pueden evidenciar cómo la actividad aurífera altera la naturaleza del río

Complejo: En medio de una exuberante vegetación de la amazonía del norte de La Paz, los dragones y cribas chinas se encuentran operando sobre el río Kaka, a la altura de Puerto Pando. 

Logistica: Puerto de embarque a pocos kilometros de distancia de la población de Mayaya. Al lugar arriban combustibles y partes/piezas de las dragas y dragones chinos transportados en camiones de alto tonelaje, para luego ser armados y puestos al río Kaka.

Instalaciones: Dragones chinos de dos  y tres pisos de alto y unos 110 - 200 metros de largo, se encuentran explotando oro en el Río Kaka,  a expensas de los turistas que diariamente hacen su travesía.

Campamentos: Es común en la zona, el asentamiento ilegal, sobre la orilla de los ríos, de viviendas provisionales inherentes a la explotación aurífera, provocando impactos ambientales sin control