Siguenos en:
Jueves
 21 de Noviembre de 2019
+VIDA
Obama la firmó
Ley para entrenar rebeldes
Estados Unidos iniciará un proceso de hasta 17 meses de formación contra el Estado Islámico.
Domingo,  21 de Septiembre, 2014
Ley-para-entrenar-rebeldes

Con la firma de una ley que permite al Pentágono entrenar y armar a los rebeldes sirios en el combate al Estado Islámico (EI), EEUU dio inicio ayer a un proceso que puede llevar hasta 17 meses, sin aclarar cuándo comenzarán los ataques aéreos contra el grupo yihadista en Siria. El presidente Barack Obama firmó una ley presupuestaria que incluye la autorización del Congreso al Pentágono para entrenar a unos 5.000 rebeldes sirios y proporcionarles armas para que luchen contra el EI desde dentro de Siria.

Actor fiable. La medida era una pieza clave en la estrategia contra el EI de Obama, que quiere contar con un actor fiable dentro de Siria para repetir el esquema que ha implementado en Irak, donde el nuevo gobierno iraquí y las milicias kurdas son quienes se encargan del combate sobre el terreno y EEUU se limita a dar apoyo aéreo. La Casa Blanca reconoció ayer que el proceso será largo y el Pentágono describió un cronograma de entre 11 y 17 meses, que comienza con un proceso de selección de 5.000 combatientes moderados de entre quienes luchan contra el régimen de Bashar Al Asad en la guerra civil siria.

Acción inmediata. Según el portavoz del Pentágono, contraalmirante John Kirby, ese proceso de selección comenzará "inmediatamente", pero llevará "entre tres y cinco meses" elegir a los rebeldes que viajarán a Arabia Saudí para su entrenamiento, un proceso en el que cooperarán las agencias de Inteligencia de EEUU y el gobierno saudí.

Una vez completada la selección, se activará un proceso de "entre 8 y 12 meses" de entrenamiento que deberá completarse antes de que esos combatientes puedan "volver a Siria preparados para combatir al EI", explicó Kirby en una conferencia de prensa.

Con metas claras. Los rebeldes que regresen a Siria del entrenamiento tendrán tres misiones: "defender sus comunidades, atacar a los militantes del EI y luchar contra las fuerzas del líder sirio Bashar Al Asad", según el Pentágono.