Siguenos en:
Domingo
 9 de Agosto de 2020
Editorial/Opinión
Editorial
Elecciones contaminadas
Martes,  2 de Junio, 2020
Elecciones-contaminadas

En octubre del año pasado, Bolivia tuvo las elecciones más contaminadas de su historia, al punto de que el propio organismo no resistió y expulsó al virus que intentaba propagar la dictadura. La vacuna que hizo huir a la ponzoña fue la movilización de la gente que estuvo en cuarentena durante 21 días para evitar la muerte de la democracia.

Hoy, no sólo hemos caído en cuenta de que estamos ante un rebrote de la epidemia, sino que nuestra democracia se encuentra en terapia intensiva, entubada y con un respirador que no brinda garantías de recuperación.

El virus que nos amenaza no ha mutado y lo peor de todo es que pretende atacar de nuevo con la misma estrategia que usó en octubre y que había repetido durante 14 años. No le queda otra opción y además, la democracia boliviana y el régimen electoral le han brindado la suficiente permeabilidad como para asegurarle la toma y la reproducción del poder y de yapa, la posibilidad de traicionar todos los principios de la democracia y el estado de derecho y salir ileso.

En este momento, la pandemia le brinda al virus una ventaja adicional y es la de ir a las elecciones en un contexto de miedo y confusión que mantiene desmovilizada a la sociedad, pendiente de su salud y poco preocupada de las maniobras que están en marcha para garantizar el retorno de cocalero prófugo. Lamentablemente, ni las autoridades políticas, los candidatos y tampoco el Órgano Electoral muestran la convicción necesaria para impedir el fraude.

El MAS ha estado condicionando la cuarentena, ha conseguido que el Gobierno baje los brazos en el momento más crítico y lo mismo está ocurriendo con las elecciones. El partido que perpetró el golpe el 20 de octubre de 2019 es ahora el encargado de fijar una fecha, de mantener las condiciones que violan el principio de igualdad del voto y decidir en qué circunstancias acudiremos a votar los bolivianos, sin importar el peligro de muerte de millones de personas.

Las consecuencias de la orden del cocalero de romper la cuarentana ya se están viendo con claridad. Cochabamba ya es uno de los principales focos de contagio y el Chapare se perfila para ocupar las tristes estadísticas del Coronavirus. Ni siquiera estas evidencias han conseguido que las autoridades hagan prevalecer la racionalidad y se han entregado al caos que busca el cocalero, que paradójicamente ahora se manifiesta preocupado por la salud de la población y dice estar abierto a la postergación del voto.

No se puede confiar ni en sus palabras ni en la respuesta que se emite desde el otro lado de la vereda. El MAS está imponiéndose en relación a la salud de la población, todavía decide sobre la vida de la gente y tal como van las cosas, tiene las puertas abiertas para consumar el golpe que empezó el 20 de octubre.

El MAS ha estado condicionando la cuarentena, ha conseguido que el Gobierno baje los brazos en el momento más crítico y lo mismo está ocurriendo con las elecciones. El partido que perpetró el golpe el 20 de octubre de 2019 es ahora el encargado de fijar una fecha, de mantener las condiciones que violan el principio de igualdad del voto y decidir en qué circunstancias acudiremos a votar los bolivianos, sin importar el peligro de muerte de millones de personas.

 

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día