Siguenos en:
Miércoles
 13 de Noviembre de 2019
Portafolio
Cochabamba
Inician perforación exploratoria en el pozo San Miguel X1
La empresa YPFB-Chaco inauguró este domingo la perforación exploratoria del pozo San Miguel X1 ubicado en el campo del mismo nombre en la provincia Carrasco.
Domingo,  26 de Octubre, 2014
Inician-perforacion-exploratoria-en-el-pozo-San-Miguel-X1
Ref. Fotografia: El presidente Evo Morales participó de la inauguración./ Foto: ABI

La petrolera boliviana estatal Chaco, subsidiaria de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), inauguró hoy un pozo exploratorio en el centro del país para buscar gas natural y petróleo a unos 3.500 metros de profundidad.

El presidente, Evo Morales, asistió al inicio de la perforación del pozo San Miguel X-1 en el trópico de la región central de Cochabamba, donde se invierten 18 millones de dólares.

En las próximas semanas, Chaco comenzará a perforar en la misma región el pozo San Miguel X-2 y el próximo año el pozo Bulo Bulo Profundo.

YPFB tomó el control de Chaco en 2009, cuando se nacionalizaron las acciones de la anglo-argentina Pan American Energy (PAE), con la que el Gobierno alcanzó hace dos meses un acuerdo preliminar de compensación para frenar una demanda internacional de arbitraje.

YPFB impulsa un intensivo plan de exploración de hidrocarburos ya que las actuales reservas de gas de Bolivia se sitúan en 10,45 billones de pies cúbicos (trillones en el sistema anglosajón), que al ritmo actual de consumo y exportaciones se acabarán en el 2025.

Bolivia exporta el gas a mercados de Brasil y a Argentina y para buscar más hidrocarburos tiene previsto que las empresas privadas y la estatal inviertan este año un total de 3.029 millones de dólares, según destacó este domingo el presidente Morales en un discurso.

Según el mandatario, YPFB tiene hoy tres taladros propios para exploración y el próximo año comprará cuatro más, pero antes de ser privatizada en 1997 la empresa tenía primero 33 y después 11 de esas maquinarias de perforación petrolera.

Aseguró que los once taladros fueron vendidos en 11 millones de dólares, pese a que su valor era de 360 millones de dólares, por lo que acusó a los gobernantes de esa época de haber "regalado la patria".