Siguenos en:
Sábado
 7 de Diciembre de 2019
OPINION
Enfoque Internacional
El éxodo venezolano se está disparando
Martes,  18 de Junio, 2019

La crisis venezolana ha desaparecido de los titulares en las últimas semanas, pero nuevos estimados de las Naciones Unidas sugieren que millones más de venezolanos podrían huir de su país próximamente. Y eso significará nuevas oleadas de refugiados venezolanos a otros países latinoamericanos y Estados Unidos. 

Según la ACNUR, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, el número de venezolanos que han huido de su país desde 2014 ha alcanzado los 4 millones.

Eso incluye 1.3 millones de inmigrantes y refugiados venezolanos que se han radicado en Colombia, 770,000 en Perú, 288,000 en Chile, 263,000 en Ecuador, 130,000 en Argentina, 168,000 en Brasil y 94,000 en Panamá.

El número total de migrantes venezolanos en Estados Unidos no está claro —algunos grupos independientes lo estiman en 300,000— pero el número de solicitantes de asilo es de 82,000, dice la ACNUR. A diferencia de Colombia y otros países, el gobierno del presidente Donald Trump se ha negado hasta ahora a otorgar un status de protección temporal, o TPS, a los solicitantes de asilo venezolanos.

A principios de esta semana, llamé al director de Migración de Colombia, Christian Krüger, para preguntarle sobre el éxodo venezolano. Pocos saben más que el sobre el tema, porque la mayoría de los refugiados venezolanos huyen de su país a través de la frontera colombiana.

Krüger me dijo que el número de refugiados venezolanos seguirá aumentando, debido a lo que describió como “estrategia de expulsión migratoria” de Venezuela. El dictador Nicolás Maduro quiere tener menos bocas que alimentar para poder hacer frente al colapso económico de su país, señaló.

La tasa de inflación de Venezuela será de 10 millones por ciento este año, el más alto del mundo, según el Fondo Monetario Internacional. La economía venezolana se ha reducido en más del 50 por ciento en los últimos cinco años, y hay una escasez generalizada de alimentos y medicinas. 

Si las tendencias actuales continúan, es probable que la cantidad de venezolanos en Colombia aumente de los 1.3 millones actuales a 2 millones para fines de este año. Aproximadamente 5,000 venezolanos por día están cruzando la frontera colombiana por tierra, de los cuales la mitad permanece en Colombia y el resto continúa su viaje a Ecuador, Perú, Argentina, Chile y otros países, me dijo Krüger. 

A medida que pasa el tiempo y los refugiados venezolanos encuentran más difícil encontrar trabajo en Colombia, Perú y Ecuador, se están yendo a países cada vez más alejados, me dijo Krüger.

Colombia está pagando un precio exorbitante por su hospitalidad a los refugiados venezolanos. 

Hasta el momento, solo el 20 por ciento del total del dinero que prometieron los países donantes a Colombia ha sido desembolsado, me dijo Krüger. Mientras tanto, los gastos de Colombia para los refugiados venezolanos se están disparando.

Mientras que en 2015 Colombia pagó el costo de 1,400 ingresos hospitalarios de emergencia para refugiados venezolanos, esa cifra aumentó a 132,000 el año pasado, me dijo Krüger.

Krüger se negó a especificar qué países no están haciendo su parte para ayudar a los refugiados venezolanos, pero otros funcionarios de varios países me señalaron que Estados Unidos y México están siendo menos generosos que otras naciones.

El gobierno de Trump no solo se ha negado a darle el estatus migratorio TPS a los venezolanos —aunque Trump dijo esta semana que lo está considerando, bajo la presión de los demócratas en el Congreso— sino que también deportó a unos 330 venezolanos el año pasado, según la Policía de Inmigración y Aduanas, o ICE.

Y México, a pesar de proclamarse un país defensor de los derechos de los inmigrantes, devolvió a 776 venezolanos a Colombia en los últimos dos años, incluyendo más de 160 en lo que va del año, según funcionarios colombianos. Eso no incluye el número de personas deportadas por México a Venezuela.

Mi opinión: si Trump y los líderes latinoamericanos creen que la actual ausencia de grandes titulares sobre Venezuela les permitirá poner la crisis venezolana en un segundo plano, se están engañando a sí mismos. El éxodo de Venezuela les hará difícil ignorar la tragedia venezolana.