Siguenos en:
Domingo
 20 de Octubre de 2019
Portada
Cuatro muchachas fueron rescatadas del local
Una joven 'desaparecida' era prostituida en Yapacaní
Rescatada. La joven alertó por celular a sus hermanas dónde la tenían encerrada y trabajando en el Norte.
Miércoles,  3 de Julio, 2013
Una-joven--desaparecida--era-prostituida-en-Yapacani-
Ref. Fotografia: Operación. El momento cuando cuatro muchachas son sacadas el local 'La Cruceñita', ubicado en el barrio Santa Rosa.

Una llamada telefónica desde el celular de una "amiga" desveló una red de trata y tráfico de menores que tenía cautiva a una menor de 16 años trabajando en el local "La Cruceñita", donde era presuntamente obligada a prostituirse, informó ayer el fiscal de Yapacaní, Líder Justiniano.

El rescate se concretó luego que la hermana de la víctima, Pamela M.C., con los datos aportados vía celular por su familiar, alertó a la Policía de ese municipio de la ubicación exacta de L.V.M.C. quien fue rescatada del barrio Santa Rosa donde se logró aprehender a la administradora del local, Benita Ch.M. La menor, en su declaración informativa, expresó que fue contratada para atender un local para ser compañía de los clientes y que estos consuman más cervezas. Y en caso que ellas puedan concretar citas extras tenían el permiso de la administradora para mantener relaciones sexuales con los clientes a cambio de dinero, pero en mutuo acuerdo. "Yo fui contratada en una agencia de empleos del mercado La Ramada por Demetrio P. R., esposo de Benita Ch.M., para atender el local y cocinar para las demás chicas que trabajaban ahí", afirmó la joven que incluso denunció que en ciertas ocasiones la encargada del negocio las encerraba bajo llave para que no se escapen.

Jóvenes rescatadas.  Con los datos aportados por la menor, el fiscal Justiniano junto al investigador de la Felcc, sargento Javier Gonzales, montaron un operativo en el mismo local de expendio de bebidas alcohólicas donde constataron la existencia de cuatro adolescentes, quienes expresaron ante el fiscal que son mayores de edad y que se encontraban trabajando en el bar de mutuo acuerdo para ganarse unos centavos.

Ante la presión, una de ellas comentó que ganaba porcentaje por cerveza vendida. Los dueños le pagaban 30 bolivianos por cada 14 cervezas vendidas y fueron contratadas en la ciudad a través de una agencia de empleos por la exterminal. "Nos daban comida y alojamiento. Si uno quería estar con un cliente lo hacía, pero fuera del local", afirmó la adolescente.

Conducidas a la Defensoría.  Con las declaraciones no oficiales de algunas de las muchachas durante la operación, estas fueron  obligadas a recoger sus maletas para ser trasladadas hasta la Defensoría de la Niñez y Adolescencia para que se amplíe la investigación. En la Defensoría, las jóvenes llegadas de Sucre, La Paz y Cochabamba cambiaron su versión alegando no ser prostitutas y que ellas se encontraban de paso. El investigador del caso descartó que la menor haya sido secuestrada como se pensó en un principio y reconoció que lo que más prolifera en la provincia Ichilo son locales de prostitución que se camuflan en bar rockolas.

Aprehendida:
'Ellas no eran obligadas a que se prostituyan sino a vender cervezas'

La supuesta administradora del local "La Cruceñita", Benita Ch. M. se abstuvo ayer de prestar su declaración informativa ante el fiscal Líder Justiniano, quien ordenó su aprehensión para que sea presentada hoy ante el juez del municipio de Yapacaní por el presunto delito de trata y tráfico de personas. Sin embargo, la sospechosa negó a este medio ser miembro de una red de prostitución de menores. "Yo no la contraté (sobre la menor rescatada), ella vino a buscar trabajo al local y ella sabe quién la contrató. Las chicas solo trabajan vendiendo cerveza y soda" , dijo brevemente en la Defensoría de Yapacaní.

La  concejal de Yapacaní, Guida Gallardo Albornoz, se mostró preocupada por la proliferación de bares, cantinas y locales nocturno de prostitución en la zona y anunció que el Concejo ya trabaja en una ordenanza para regular a estos locales que se encuentran distruidos en la mancha urbana de 60 barrios que alberga Yapacaní y que han disparado las enfermedades venéreas./LES.