Siguenos en:
Domingo
 11 de Abril de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Santa Cruz
El último semestre del 2017 se incrementó la migración
Venezolanos en Santa Cruz forjan un futuro lejos de la crisis que hay en su país
Migración. La situación política y económica hizo que muchos venezolanos dejaran su tierra y buscaran un mejor presente en otros países.
Domingo,  25  de Febrero, 2018
Venezolanos-en-Santa-Cruz-forjan-un-futuro-lejos-de-la-crisis-que-hay-en-su-pais
Ref. Fotografia: Residentes. Señalan sentirse seguros en Santa Cruz de la Sierra, su presencia se encuentra en los nueve departamentos de Bolivia.

Hace tres meses Carlos Becerra tomó la difícil decisión de dejar su Mérida natal en Venezuela y llegar hasta Santa Cruz de la Sierra en busca de un mejor presente. Como Carlos, miles de venezolanos dejan su hogar, su familia y amigos y se aventuran a países vecinos y otros lejanos en busca de mejores días, impulsados por la crisis económica, política y social que azota el país caribeño. 

Residentes. Se estima que en Santa Cruz hay unos 2.800 ciudadanos venezolanos, la mayoría llegó en los últimos dos años. Mary Molina, representante de Venezolanos en el Mundo (VenMundo) para Bolivia, indicó que en el último semestre del 2017 se duplicó la cantidad de venezolanos que han salido de su país, llegando la mayoría a Colombia y los Estados Unidos.

"Bolivia es uno de los países donde llega poca migración, (los venezolanos) llegan porque tienen algún familiar o porque un amigo les ha recomendado venir. En Santa Cruz somos como unos 2.800 venezolanos, una gran mayoría está tramitando su residencia", señaló.

También comentó que los residentes se reúnen para compartir anécdotas, comidas, conversar de la situación de su país y darles la bienvenida a los que van arribando a Santa Cruz.

"Cuando llegan nuestros compatriotas lo primero que nos dicen es: ¡qué diferente! Nos dicen que tenían años que no veían un supermercado lleno, años que no tomaban leche, aquí Bolivia nos brinda tranquilidad, seguridad y en la parte económica, cada uno busca cómo superarse, el venezolano que llega, tiene que comenzar de cero", manifiesta.

Molina radica en la capital cruceña desde hace 8 años, en Caracas tenía una empresa textilera, donde trabajaban 20 personas, cuando la situación económica empezó a complicarse, decidió migrar al centro del continente, cuenta que mantuvo su empresa funcionando por dos años, bajo la administración de uno de sus trabajadores, el cual era de origen peruano; sin embargo, cuando la situación agravó más, decidió cerrar la empresa e instalarse en Santa Cruz.

En nuestra ciudad, Molina encontró un trabajo estable, asegura sentir mucha gratitud con las personas que le dieron la mano y también expresa su esperanza de retornar a "una Venezuela donde la libertad sea plena".

Por su parte, Carlos Becerra dice que en Bolivia se siente seguro. "Mucha gente me dice que tenga cuidado en el micro o en las calles, pero no, yo he caminado de noche y no me ha pasado nada, más bien la gente es muy amable, te saludan cuando pasan y eso hace que te sientas bien", destaca.

"Es imposible no extrañar mi tierra, Mérida es una ciudad muy hermosa, pero la situación ahora es caótica. Yo te puedo decir que estoy acá (Santa Cruz) temporalmente, sin embargo un amigo me dijo: yo vine a Bolivia por tres meses y ya llevo 19 años, así que no te puedo decir qué va a pasar", agrega Becerra.

Al igual que Carlos, Guillermo Heberger, lleva menos de un año en Santa Cruz de la Sierra, salió en junio de Caracas y llegó en septiembre a la capital cruceña.

"La decisión de salir de Venezuela fue muy dura, dejé a mis dos hijas de 15 y 17 años allá, la mayor está terminando el bachillerato y en cuanto lo culmine, van a migrar a España junto a su madre", comenta el hombre.

Heberger señala que sus compatriotas han migrado a distintos países y que el éxodo continúa ante la situación complicada por la que está pasando Venezuela.

Realidad. Heberger considera que esta crisis empezó durante la presidencia del fallecido Hugo Chávez, cuando este empezó a expropiar empresas y "pegarle duro a la producción nacional" y se agravó con la llegada a la presidencia de Nicolás Maduro.

"En este momento en Venezuela no se produce ni para satisfacer las necesidades del mercado interno, todo se importa, porque es más fácil comprar de afuera y venderlo, que producir", explica.

"Existe una escasez de alimentos y de medicamentos en mi país y el gobierno no lo quiere admitir, eso impide que otros países nos ayuden", agrega.

Heberger indica que en Venezuela él tenía una empresa dedicada a la tecnología, la cual tuvo que cerrar por la crisis económica. "Aquí en Bolivia trabajo en el área de las telecomunicaciones en una empresa que tiene ya 15 años. Yo soy profesional en Electrónica y Computación, tengo mucha experiencia en infraestructura y tecnología", sostiene.

Carlos Becerra apunta a la falta de seguridad en su país, asegura que se ha incrementado la inseguridad en los últimos años.

"La delincuencia en mi país es terrible, es más fácil salir a robar que trabajar, porque el sueldo mínimo no alcanza para nada", manifiesta Becerra.

"En mi país yo tenía dos negocios, una tienda de comida rápida y una ferretería, tuve que cerrar ambos para migrar, dejé a mi hija de 11 años con mis padres", cuenta.

El joven trabaja en un kiosco de 7:30 de la mañana hasta el mediodía y desde la dos de la tarde trabaja en un gimnasio por la zona de Equipetrol.

El peor escenario. Para Carlos Becerra lo peor que puede pasar en Venezuela es que gente termine muriendo por la hambruna.

Otro hecho que ha causado polémica en el mundo ha sido la supuesta intención de Estados Unidos por intervenir militarmente en Venezuela. 

Nuestros tres entrevistados creen que Nicolás Maduro y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), no van a dejar el poder por la vía democrática.

Con respecto a una posible intervención militar en Venezuela, Carlos Becerra indica que "apoyo todo lo que nos ayude a salir adelante, todos los venezolanos pensamos de la misma manera. De forma democrática este gobierno no va a salir, ellos imponen sus leyes, yo recibí un tiro, solo por salir a marchar", contó.

Guillermo Heberger no cree que Estados Unidos intervenga su país militarmente, aunque indica que lo apoyaría. "El dolor sería grande, pero es que no tenemos salida, esta gente no entiende de una solución democrática, no vamos a lograrlo por la vía electoral porque ellos hacen fraude", explica el residente.

Afloró la xenofobia. Con la crisis económica, política y social de Venezuela, se incrementó el número de migrantes que llegaron a otros países de la región y con ello surgieron muchas manifestaciones de xenofobia hacia los venezolanos, principalmente en los países donde su presencia es mayoritaria, tal es el caso de Colombia, Panamá y Perú.

Los casos sobrepasan lo racional y llegan en muchos ocasiones a lo absurdo. Por ejemplo en Panamá se puso en evidencia a un bar que ofrecía un descuento del 50 por ciento para todos los que se atrevan a golpear a un venezolano. O en Perú, donde, gracias a la viralización de un video en las redes sociales, se pudo ver cómo guardias de la municipalidad de Huacho intentaban decomisar las arepas que estaba vendiendo un ciudadano venezolano, sin embargo, también se ve, cómo muchos peruanos salen en defensa del joven que llegó hasta las lágrimas, estos son uno de los muchos episodios por los que pasan las personas que salen de su país, empujados por una situación complicada.

"Los venezolanos que salen de mi país es por necesidad, por salvar sus vidas, por hambre. Solo pido un poco de respeto y comprensión, en algún momento Venezuela tendrá cambios, y los que salieron regresarán a ayudar a reconstruir el país", expresa Mary Molina.

"Es lamentable lo que está pasando en esos países, yo les digo que se recuerden cuando hubo la migración inversa, cuando nosotros recibimos a muchos peruanos, colombianos incluso españoles y portugueses, con los brazos abiertos, hoy la estamos pasando mal, hemos sufrido bastante y no es fácil salir de nuestro país", añade Guillermo Heberger.

Tanto él como Mary Molina descartan que en Bolivia les haya pasado algo similar.

"Yo no he sentido en ningún momento xenofobia en Bolivia, siempre me han tendido la mano, es más, en el gimnasio donde trabajo van argentinos, brasileños, españoles... y siempre me preguntan cómo está la situación en mi país y me dan palabras de aliento", cuenta Carlos Becerra, mientras prepara una hamburguesa en el kiosco donde trabaja, del otro lado de la barra está sentada Luilma Roca, una boliviana que vive en el municipio de El Carmen Rivero Tórrez, ella asegura que no debería haber ningún tipo de discriminación contra ningún extranjero.

"Nosotros los bolivianos sabemos lo que es ser discriminados en el exterior, pero no por ello debemos de obrar así con los que vienen a trabajar, yo he viajado a Brasil, ahí existe discriminación contra los bolivianos; sin embargo, en mi municipio los brasileños viven tranquilos, incluso las autoridades les dan garantías. Así es, nosotros no sabemos por lo que están pasando los venezolanos en su país, pero sí podemos decirles a los que llegan al nuestro, que son bienvenidos", expresó la mujer.

2.800 Venezolanos
Radican en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

9 Departamentos 
Los residentes están distribuidos en todas las regiones de Bolivia.

"Extraño mi tierra, mi familia y a mis amigos, tanto extrañaba a mis amigos que les dije que se vengan y ahora llegan la próxima semana (risas)"

Carlos Becerra
Residente Venezolano en Bolivia

"No me puedo quejar de nada, la hospitalidad camba es excelente, ya tengo varios grupos de amigos y me invitaron a un club de motos" 

Guillermo Heberger
Residente Venezolano en Bolivia

 

Cristhian F. C. Vara eldia@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día