Siguenos en:
Jueves
 20 de Junio de 2019
Editorial
Editorial
Un problema incontrolable
Lunes,  10 de Junio, 2019
Un-problema-incontrolable

La reciente aprehensión de treinta personas encontradas en flagrancia explotando de manera ilegal el oro aluvial en el río Madre de Dios, en el departamento de Pando, ha desvelado una vez más un problema que se torna incontrolable: la explotación ilegal de oro en el país. En la oportunidad, efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, acompañados de policías y técnicos de la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera, se vieron impedidos de culminar con la acción punitiva por la rápida y enérgica reacción de familiares de los detenidos y los dirigentes de asociaciones ilegales. Esta es una faceta más de una oscura actividad delictiva que arrastra otros grandes males cuyas consecuencias pueden ser irreparables para la sociedad.
 
Hace un año, expertos extranjeros hicieron sonar la alarma al calificar la explotación ilegal de oro en el país como una economía criminal que conlleva funestas consecuencias socio-ambientales y que allana el camino a otras actividades ilícitas como el financiamiento a grupos armados al margen de la ley, narcotráfico, trata y tráfico de personas y prostitución infantil. En el análisis de la región y el caso boliviano, han advertido también de la complicidad de entidades del Estado. Esta situación de graves contornos debe llevar a una profunda reflexión de las autoridades para asumir drásticas medidas en contra de estos ilícitos. Conviene saber que la explotación ilegal de oro ha visto nuevas formas de camuflarse a partir de oscuras sociedades.
 
En este punto, debe mover a preocupación la formación de sociedades entre capitales extranjeros y cooperativas auríferas, bajo el rótulo de prestación de servicios o por la vía del avasallamiento de áreas fiscales inmovilizadas que terminan consolidándose en favor de los explotadores ilegales. Esto se ha visto con nitidez en el oriente boliviano. Estas asociaciones con “dragones chinos”, colombianos y peruanos muestra una enorme debilidad institucional. El descontrol de la actividad minera se refleja en Santa Cruz, departamento que es ahora más minero que Oruro y Potosí. Esto significa que se hace minería de manera informal en cualquier parte del país, lo que deriva en serio problema de control. El asunto de la explotación ilegal de oro es botón de muestra
 
Conviene señalar que del total de municipios que existen en el país, un elevado porcentaje alberga algún tipo de actividad minera, sea estatal, mediana, chica y pequeña minería representada por cooperativas. Sin embargo, la minería ilegal es invisible y no reconocida, pero más susceptible a formar alianzas con las legales. Se concluye por tanto, que frente a la debilidad del poder sancionador del Estado, los mineros ilegales tienen a evadir deliberadamente la fiscalización de los organismos oficiales de control. Lo sucedido con los explotadores ilegales del río Madre de Dios pone en evidencia que las alianzas ilegales han construido un enmarañado tejido de ribetes y contenido altamente peligroso para el medio ambiente y la sociedad boliviana.
 
En Ecuador pusieron freno a esta actividad al destruir toda maquinaria decomisada. Por las características de la explotación ilegal de oro en Bolivia es posible que esta medida sea tan dificultosa como impracticable. La presencia de grupos armados en zonas de explotación disuade la presencia del Estado. Por otra parte, las sociedades entre cooperativistas mineros y socios capitalistas extranjeros de dudosa procedencia han logrado camuflar su actividad como legal, cuando en esencia es explotación ilegal en toda la regla. Sin duda, el Estado deberá asumir su rol al abordar el asunto y adoptar las medidas pertinentes, especialmente si asimila la cuestión de fondo: la explotación ilegal de oro se torna en problema incontrolable, no solo socio-ambiental, sino también económico. Y de lo que se haga o deje de hacer depende su posterior influencia.

La explotación ilegal de oro se torna en problema incontrolable, no solo socio-ambiental, sino también económico. Y de lo que haga o deje de hacer el Estado en este asunto depende su posterior influencia sobre la sociedad bolivian

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día