Siguenos en:
Sábado
 19 de Octubre de 2019
Editorial
Editorial
Un país en vigilia
Jueves,  10 de Octubre, 2019
Un-pais-en-vigilia

El cabildo de Santa Cruz, que ha dejado mudo al Gobierno, ha reinyectado energías en las fuerzas democráticas del país, que no solo han comenzado a replicar la multitudinaria iniciativa cruceña, sino que han instalado en el país una suerte de vigilia nacional que se mantendrá hasta el 20 de octubre, día marcado para las elecciones nacionales.

El destino del oficialismo prácticamente está marcado para el día de la votación; las nuevas encuestas que puedan surgir muy poco pueden aportar y a estas alturas se conoce que dentro de unos pocos días, la ciudadanía expresará su decisión con mucho más contundencia que el 21 de febrero de 2016, fecha en la que quedó sentada la vocación de los bolivianos de mantener la vigencia de la democracia.

Lo del 20 de octubre no será más que una ratificación del 21F aunque lamentablemente, existe también el grave peligro de que el régimen intente otra vez desconocer el veredicto del soberano. En la nación entera está instalado un fuerte temor de que el Gobierno termine de liberar los demonios dictatoriales que han venido posicionándose en los últimos años. Hay sobradas sospechas de que el fraude preparado puede tener dimensiones abismales y en consecuencia, las regiones, las organizaciones civiles, los movimientos cívicos y todas las instituciones y movimientos que han mantenido viva la lucha por el estado de derecho, se mantienen en alerta para cuidar el voto y evitar consecuencias peores.

Hablamos de la reacción que pueda despertar en la población el intento del Gobierno de mantener su impostura y de las complicaciones que pueda generar un virtual desconocimiento de los resultados que intenten nuevamente torcer la voluntad popular. Desgraciadamente estamos ante un escenario de desinstitucionalización terminal en el que se ha perdido por completo la confianza en el Órgano Electoral, cuya misión precisamente es brindar tranquilidad a los electores y garantizar la transparencia en el conteo de los votos.

Esta semana Potosí ha vuelto a la carga con varias medidas de protesta, entre ellas el bloqueo de calles; en Tarija y Cochabamba se han realizado cabildos, cuyo mensaje de advertencia ha sido claro en relación al riesgo de fraude del que hablábamos y en La Paz, para este jueves se prevé una reunión no menos significativa que la de Santa Cruz, pues la sede de Gobierno no se puede quedar atrás en esta lucha en la que ha tomado la delantera a través de un consejo de defensa de la democracia, con notables figuras que seguramente serán los protagonistas de hoy.

La recuperación de la democracia fue muy dolorosa y provocó el derramamiento de sangre. Bolivia no olvida esos años duros y es por eso que no quiere vivir nuevamente una experiencia similar. El orden constitucional le ha dado las herramientas para protestar, llamar la atención y advertirle a la clase política que debe abstenerse de cualquier intento de retroceder en la historia e involucionar en el derecho.

Lo del 20 de octubre no será más que una ratificación del 21F aunque lamentablemente, existe también el grave peligro de que el régimen intente otra vez desconocer el veredicto del soberano.