Siguenos en:
Lunes
 1 de Marzo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Editorial
Editorial
Un Carnaval para aguantarse
Sábado,  13  de Febrero, 2021
Un-Carnaval-para-aguantarse

En estos días todavía estamos pagando las consecuencias de las fiestas de fin de año. La gente se entusiasmó con la caída de los contagios y creyó que la pandemia había sido derrotada. La Navidad y el Año Nuevo fueron la ocasión ideal para celebrarlo y el resultado ha sido catastrófico en diferentes partes del mundo y obviamente, en Bolivia, donde estamos experimentando un rebrote que ha sido mucho más duro que el azote iniciado en marzo y que se prolongó durante casi seis meses.

No queremos pensar lo que puede ocurrir con el Carnaval, una fiesta irresistible para millones de bolivianos que por esta vez deberán privarse de los excesos, de las reuniones y las fiestas que podrían desencadenar una nueva ola de contagios, cuando menos, pues lo más probable es que el actual pico se prolongue más allá de los peores pronósticos que hacen los médicos. Si en 2020 fueron seis, esta vez podrían ser ocho meses o tal vez más, no queremos pensar y mucho menos exagerar.

Lamentablemente la situación no está para ser optimistas. El rechazo a la cuarentena rígida ha sido una decisión comprensible y aceptada por todos desde el punto de vista económico (y político), pero es un gran riesgo para la salud de la población que tiene muy pocas posibilidades de enfrentar la peste en buenas condiciones. Los hospitales se encuentran tal como estaban en el inicio de la pandemia, el gobierno se ha negado a fortalecerlos, el odio a los médicos lo empeora todo y para colmo, no tenemos ni la más remota esperanza de que la vacunación pueda frenar esta emergencia. La inmunización masiva puede tomar años, si es que tenemos suerte.

El otro factor que empeora los pronósticos es la campaña electoral. Los partidos políticos que pugnan para ganar las alcaldías y las gobernaciones no han tenido el menor reparo en violar las normas de bioseguridad, con caravanas, grandes concentraciones humanas, recorridos en los mercados y fiestas que se irán acentuando en los próximos días, sin mencionar el día de los comicios que también suponen un gran foco de propagación del virus.

Sólo queda implorar para que la población tome conciencia del riesgo al que se expone si en esta ocasión (esperemos que sea la última) no se abstiene de asistir a fiestas, donde el consumo de alcohol se puede prestar a la evasión de las medidas que se recomienda para evitar los contagios. El Carnaval se trata justamente de evadirse, de rechazar por un momento las normas, pero eso está bien cuando nuestra vida transita por los carriles habituales en los que se necesita un breve periodo de catarsis. En este caso, saltarse el rigor y darse un respiro, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, entre llevar la pandemia a extremos indeseables, con todas las consecuencias económicas y sociales que ello implica.

Ojalá que estemos exagerando, que no se trate más que de un cálculo desmesurado, pero más deseamos todavía que por esta vez la gente se tome en serio su vida y su salud, que olvide sus impulsos, las tradiciones y todo lo hermoso que rodea al Carnaval y piense que, para disfrutar en el futuro, depende de lo que se haga esta vez.

El Carnaval se trata justamente de evadirse, de rechazar por un momento las normas, pero eso está bien cuando nuestra vida transita por los carriles habituales en los que se necesita un breve periodo de catarsis. En este caso, saltarse el rigor y darse un respiro, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, entre llevar la pandemia a extremos indeseables, con todas las consecuencias económicas y sociales que ello implica.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día