Siguenos en:
Martes
 22 de Octubre de 2019
Dia 7
Turismo cruceño
Chiquitania. Marca Santa Cruz y el Plan Misiones incentivan el turismo local, que los habitantes Santa Cruz conozcan su propio departamento.
Domingo,  7 de Julio, 2019
Turismo-cruceno
Ref. Fotografia: Tradición. Doña Juanita Tomichá comparte sus secretos culinarios de antaño con los turistas en San José de Chiquitos.

El año pasado, el diario español El País dedicó un reportaje a las Misiones Jesuitas de la Chiquitania, que son declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. "La comunidad ha sabido mantener la infraestructura cómo era en su fundación y la conservan como un patrimonio vivo", señala la nota. No es la primera vez que un medio internacional resalta este legado y los medios de comunicación reflejamos con cierto orgullo estas repercusiones internacionales.

Sin embargo, ¿cuántos cruceños y cruceñas disfrutan de sus propias maravillas? Esa pregunta se hicieron el programa Marca Santa Cruz y el Plan Misiones, que organizaron un 'press trip' para visitar el Complejo Misional de San José de Chiquitos. Un bus con periodistas, 'influencers' y blogueros de viajes realizaron una visita especializada a la zona. El objetivo, impulsar el turismo cruceño para los cruceños.

Conocer lo nuestro
"La puesta en valor de un destino no se limita en hacerle publicidad a un determinado lugar, estamos hablando de toda una identificación de potencialidades y un trabajo conjunto entre los diferentes actores que buscan el desarrollo integral del territorio", explica Daniela de La Fuente, responsable de Marca Santa Cruz.

Este programa dependiente del Gobierno Departamental, en coordinación con Plan Misiones, la entidad encargada de la rehabilitación integral de las Misiones Jesuíticas, organizaron el viaje de prensa y esperan que la réplica de este conlleve a un aumento del turismo interno.

“Cuando los jesuitas fueron expulsados estos pueblos siguieron conviviendo, conservaron todas las tradiciones y todas sus costumbres hasta la actualidad. Esa es la cultura viva, estos monumentos tan llenos de actividades, tal y como fueron construidos en su origen”, explica Marcelo Vargas, director ejecutivo del Plan Misiones.

Esa riqueza cultural es la que se quiere explotar y para ello, nada mejor que comenzar por casa. Por ejemplo, para llegar a San José de Chiquitos la carretera se encuentra en perfectas condiciones. De hecho, todo el circuito, incluyendo San Ignacio de Velasco cuenta con vías rápidas de acceso y en buenas condiciones.

Cultura viva
La forma de expresar esa cultura viva está en sus diferentes fiestas, la mayoría de ellas religiosas, que presentan un sincretismo entre lo colonial y lo indígena.

Por ejemplo, hace poco pasó la celebración de San Pablo y San Pedro, en San Javier, festividad en la que se destacan los "yarituses", personajes típicos que evocan una mezcla entre lo católico y las tradiciones ancestrales de los pueblos chuiquitanos.

En San José de Chiquitos se viene la fiesta de la Virgen del Carmen, el 16 de Julio, donde también tiene un protagonismo esencial el Cabildo Indigenal, una organización que data de los tiempos de los Jesuitas.

Además de esas festividades tradicionales se han ido incorporando otros eventos más modernos pero que igual dan realce a la cultura chiquitana.

Hablamos, por ejemplo del Posoka Gourmet, en San José de Chiquitos. Se realiza en noviembre, este año. Es un festival donde se convoca a los mejores chefs del país para dar rienda suelta a la imaginación con la prolífica variedad de alimentos autóctonos. 

Pero también, según explica Vargas, la idea es que estos creadores gastronómicos recuperen los sabores originales de la cocina típica cruceña.

El sabor de los quesos elaborados en la zona, el horno a leña, los tiempos de cocción y otros secretos que atesoran las abuelas y los abuelos chiquitanos.

También se destacan los Festivales de Temporada, que se realizan en diferentes templos misionales, rescatando la belleza de la música barroca y últimamente ha cobrado fuerza el ConservArte, festival multidisciplinario realizado en Santiago de Chiquitos, hasta donde llegan cada vez más visitantes cada año.

Atractivos históricos
Además de esa cultura viva, San José de Chiquitos debería ser un destino casi obligatorio, pues allí nació Santa Cruz de la Sierra como tal. Quedan los vestigios de la ciudad que fundó Ñuflo de Chávez, pero también queda el templo y varios edificios dejados por los jesuitas. También quedan reliquias y tesoros, además de las creaciones artesanales nuevas heredadas durante siglos.

Un ejemplo es el mural de al menos tres siglos descubierto bajo la pintura de una de las paredes de la magnífica iglesia de piedra de San José de Chiquitos, una joya invaluable que vale la pena conocer.

Finalmente, el paisaje natural alrededor de estos pueblos vale la pena un viaje. El valle de Tucabaca en Santiago de Chiquitos, el Valle de la Luna en San José o la laguna Zapocó en Concepción son solo algunos ejemplos de las bellezas naturales que ofrece nuestra Chiquitania y que probablemente, la mayoría de los habitantes de la capital cruceña no conocen. Pues sería hora de cambiar esta situación.

1990 Reconocimiento
Ese año fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.