Siguenos en:
Viernes
 18 de Octubre de 2019
Internacional
Para evitar su autopsia
Sellaron ataúd del capitán que murió torturado
Venezuela. A dos semanas del crimen, sus restos fueron entregados a sus familiares.
Jueves,  11 de Julio, 2019
Sellaron-ataud-del-capitan-que-murio-torturado
Ref. Fotografia: Controlado. Con una fuerte custodia policial fueron sepultados los restos del capitán.

En el horror sin límites de Venezuela ni siquiera un muerto puede ser enterrado en libertad. Al capitán naval Rafael Acosta le detuvieron ilegalmente y después le mantuvieron siete días en desaparición forzada en una sede de la Dirección General de la Contrainteligencia Militar (Dgcim). Las torturas fueron tan salvajes que le dejaron agonizante. Murió en el hospital al que fue enviado por el juez. 

Entierro forzoso y con control policial. Una vez hecha la autopsia le mantuvieron en una nevera precintada de la morgue de Caracas, pese a la insistencia de su viuda en recuperar el cuerpo de su marido. Este miércoles, 12 días después de su muerte, el militar ha sido enterrado a la fuerza y bajo control policial en el Cementerio Este de la capital. Dónde y cómo quiso la revolución: en la parcela 212, puesto 266, bajo un trozo de hormigón que así lo acredita. Como si su paso por la vida ya no le interesara a nadie. 

El ataúd sellado. Los policías impidieron que los pocos familiares a los que dejaron acceder velaran el cuerpo con el sarcófago abierto, que fue entregado sellado. Su viuda quería que Acosta fuera enterrado en Maracay, a dos horas de Caracas. A nadie en el Gobierno le interesó los deseos de una familia rota, pero valiente.

"Denunció el procedimiento ilegal, la entrega controlada del cuerpo de mi esposo como lo hicieron con Óscar Pérez. Yo no he solicitado ningún servicio fúnebre", aclaró Waleswka Pérez, viuda del capitán Acosta, quien ha porfiado todos los días, sin éxito, para la entrega del cadáver.

12 Días 
después del asesinato, el cadáver del capitán fue entregado.

El oficial murió como consecuencia de torturas

Acosta Arévalo, de 50 años, murió el sábado 29 en el Hospitalito del Fuerte Tiuna, principal instalación militar venezolana, como consecuencia de torturas -aplastamiento, tortura, traumatismo y electroestimulación, según reveló la autopsia-, que le habrían infligido en los calabozos.

Efectivos de la Policía Nacional Bolivariana mantuvieron bloqueados los accesos a la morgue estatal de Caracas, luego de que los familiares del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo fueron llamados para retirar el cuerpo.

EFE eldia@eldia.com.bo